La Rioja

Maite Arnedo (Vox) sube el calor (aún más) en el Pleno de Calahorra

«Arde la calle al sol de poniente,
Hay tribus ocultas cerca del río
Esperando que caiga la noche.
Hace falta valor, hace falta valor»

Nací en los 70, crecí en los 80, fui joven en los 90 y quizás por eso en cualquier instante me viene a la mente la letra de una de esas canciones de los grupos de entonces. Y es que hace falta valor para oír las cosas que se han tenido que escuchar en el pleno de Calahorra este lunes. La calle ya no ardía como a las cinco de la tarde pero las tribus ocultas estaban ahí, al acecho. El calor hace que las mentes funcionen un poco más pausadas, que las ideas se nos mezclen, pero lo de hoy… lo de hoy quedará para los anales de las sesiones plenarias. Por mal gusto, por falta de respeto con los que piensan, viven y aman distinto a los demás y por falta de respeto a las propias instituciones y sobretodo a los compañeros de bancada.

Se habían aprobado puntos importantes para la ciudad como la marcha hacia adelante de parte de los sectores urbanísticos o la adhesión a la red de entidades locales para desarrollar los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030 de la Federación Española de Municipios y Provincias. Se llegó a un acuerdo entre el PP y el PSOE para reclamar a RENFE la puesta en marcha de nuevo de la venta presencial de billetes en la estación y la vuelta a la normalidad de los trenes que pasan por la ciudad. Incluso se aprobó el poder hacer algo para solucionar el problema de la seguridad diaria del Paseo del Mercadal y acotar la entrada de coches al mismo a vecinos y repartidores… cosas muy necesarias para la ciudad a las que se llegó a acuerdo entre todos.

Pero llegó la moción de VOX en la que se pedía, de nuevo, que no se coloquen banderas de diferentes entidades en el consistorio calagurritano. Todo iba por la bandera LGTBI aunque se quisiese camuflar en una medida para cualquier bandera. Los puntos podían ser justificables, pero no el discurso de la portavoz de VOX, Maite Arnedo, quien habló de intentar «camuflar y atacar los símbolos del estado con estas banderas» como si de la guerra de los Rose banderil se tratase.

En los últimos turnos de palabra el ambiente se caldeó, como si el calor de la jornada no hubiese sido suficiente. «Es absurdo hablar con ustedes», para Izquierda Unida. «Qué esperamos de ustedes que son la derechita cobarde», para los del PP. «Con esto de las banderas no hemos querido llegar a mayores por moral», para el Equipo de Gobierno. O «fuera de aquí puede usted amar a quien quiera», para un concejal en concreto. «Ya están muy vistos. Ustedes lo que intentan es crear una masa colectiva llena de chorradas y sandeces», dijo. E incluso «pretenden crear un ambiente liberticida, absurdo y oscuro atrapando las mentes de los más jóvenes», llegó a decir. Incluso pidió que sólo sea la bandera nacional la que ondee en la balconada del ayuntamiento, al parecer dejando a un lado la local, la regional y la europea.

Las respuestas por parte de algunos fueron contundentes. Óscar Moreno de Izquierda Unida le recordó qué es un chiringuito. «¿Sabe usted que es la Fundación de Mecenazgo y Patrocinio de la Comunidad Autónoma de Madrid? Eso es un chiringuito del que Abascal cobró 82.491 euros al año», le respondió. «La gente de VOX no es ni medio gramo más española que el resto de los que estamos aquí, lo único que hacen ustedes es odiar al que no tiene sus ideas de ultraderecha», dijo después de un alegato en defensa de las personas LGTBI.

Mónica Arceiz (PP) fue clarísima, contundente y nada cobarde. Dejó clara su posición. «Esto es Calahorra y no Madrid. Y usted no es Santiago Abascal por muy discípula suya que se crea». Y mostró coherencia. «Nosotros no somos cobardes, pero no vamos a votar en contra de algo que hemos estado haciendo cuando estábamos gobernando». Y un recordatorio: «Usted es una recién llegada y no nos va a dar lecciones de patriotismo a los que llevamos años trabajando por esta ciudad».

Esteban Martínez (PSOE) lo zanjó: «Votaremos con orgullo. Sí. Con orgullo en contra de esta moción». Ciudadanos votó a favor de la moción, pero afeando el discurso de la concejala de VOX. Y a algunos les dieron ganas de salir volando o en tren, si de una vez por todas vuelven a pasar por la ciudad.

Subir