La Rioja

Santurde denuncia recortes sanitarios y el cambio de ubicación de urgencias

Las vecinas y vecinos de Santurde de Rioja se han reunido con motivo de la reducción en los servicios de atención primara en el municipio. Durante la campaña electoral «estuvimos escuchando a todos los partidos políticos hablar sobre el mundo rural y que había que fomentar la vida en la España vaciada. Incluso el mismo PSOE, que ahora gobierna en nuestra comunidad, lleva en su programa autonómico medidas concretas contra la despoblación, como la ampliación del tiempo mínimo de atención sanitaria al paciente».

Frente a esta propuesta, los vecinos afirman que se han topado con una reducción del servicio en un cuarenta por ciento en el caso de Santurde de Rioja y en un sesenta por ciento en Santurdejo. «A esto debemos sumar el cambio de ubicación del servicio de urgencias, pasando de Santo Domingo de la Calzada a Ezcaray, suponiendo una pérdida de calidad flagrante, ya que acudir a Ezcaray supone desplazarse en dirección contraria al hospital San Pedro de Logroño y sabemos que el tiempo en una urgencia es de vital importancia».

Además, han advertido que todos los indicadores y expertos apuntan a que una medida fundamental para el abordaje de la crisis sanitaria que ha generado la COVID-19 es el fortalecimiento de la atención primaria y «estamos viendo como en el caso de nuestras zonas rurales se está actuando en la dirección opuesta».

Desde Santurde reivindican que «somos un pueblo vivo, que ha apostado por su gente y por mantener sus servicios. Es un entorno rural que ha realizado un tremendo esfuerzo por crear un presente y un futuro donde todas las personas disfruten viviendo, desde los más mayores hasta los más pequeños. Gracias al esfuerzo que se hace por parte de todas las habitantes y visitantes del pueblo tenemos servicios como la escuela con comedor y ludoteca; biblioteca; piscinas municipales; actividades deportivas para todas las edades; club de lectura; casa de la cultura; huerto ecológico; hogar de la tercera edad; bares; banda y escuela de música; farmacia; talleres; asociaciones juveniles o asociaciones como La Ilera que promueve el desarrollo rural; todas ellas actividades que estaban atrayendo a cada vez más familias a instalarse en el pueblo».

Los vecinos han subrayado que esta medida supone una amenaza para la población rural, «ya que hace que sea más difícil vivir en el pueblo, pero también supone una desprotección grandísima para nuestras personas mayores, que son las que nos han traído hasta aquí. Ellas que han sido las que han luchado y construido un lugar de calidad para poder vivir dignamente, en nuestras manos está el seguir su ejemplo y construir un mundo rural más comunitario. El mundo rural es inconcebible sin las personas mayores».

Por todas estas razones «exigimos la restauración inmediata de los servicios sanitarios en el Valle del Oja, y, sobre todo, ​respeto y dignidad para el mundo rural y decimos ‘no’ a los recortes de sanidad pública». ​

Subir