Gastronomía

El firmamento gastronómico riojano vuelve a brillar

Parece que fue ayer cuando Pedro Sánchez anunciaba un estado de alarma que se ha prorrogado hasta este domingo. Al principio la idea es que «en un par de semanas esto terminará», pero los días iban pasando y la cosa no pintaba bien. Comercios, empresas, hostelería… todos bajaron la persiana. Logroño, y La Rioja se vació.

Una situación que ha llevado a muchos negocios el plantearse la idea de cerrar definitivamente. Otros, sin embargo, han vuelto con más fuerza que nunca. No está de más decir que la hostelería es uno de los motores económicos fundamentales en el devenir de La Rioja. La gastronomía de la región ya es conocida y reconocida a lo largo y ancho del planeta. Y eso lo confirman los cuatro restaurantes riojanos con estrella Michelin.

En Daroca de Rioja, por ejemplo, los hermanos Echapresto, Ignacio y Carlos, crearon un lugar donde la cocina riojana esencial se une a nuevas técnicas y tendencias: Venta Moncalvillo. «Estos meses han sido duros, pero todo el equipo ha seguido remando a nuestro lado y siendo consciente de que lo que venía no era fácil», ha señalado Ignacio Echapresto en una entrevista en Radio Rioja (Cadena SER).

Foto: Facebook Venta Moncalvilllo

Los hermanos echaron la persiana antes de la declaración del estado de alarma. «Lo hicimos por lógica, coherencia y responsabilidad social. Estaba en juego la salud pública». Como todos, pensaron que sería cuestión de días, pero conforme pasaba el tiempo fueron consciente de que cuando todo esto acabara «debíamos volver con más fuerza y ratificando nuestra propuesta gastronómica, siendo lo que éramos y haciendo lo que mejor sabíamos».

Este viernes volvieron al trabajo y, la verdad, «no estaba nervioso, pero por mucho que sea una reapertura estás como el chaval que va a debutar con un equipo de fútbol o va a dar su primer concierto. Con mucha incertidumbre». El regreso ha traído por supuesto cosas nuevas, como las medidas de seguridad e higiene. «No es solo cocinar, atender y servir. Es poner un poquito más para que la experiencia siga siendo igual de placentera añadiéndole un plus de confianza. Los hermanos Echapresto esperan con ganas que los clientes «vengan con la mente abierta y con las ganas de disfrutar de la experiencia al cien por cien. Es lógico que haya miedo, pero aquí pueden venir con toda seguridad».

El regreso del Íkaro

Otro de los restaurantes con ‘estrella’ que han vuelto tras la pandemia ha sido el Íkaro. «Teníamos muchas ganas de estar nuevamente en los fogones y con los clientes. Nunca hemos estado tanto tiempo parados y, al principio, nos constó bastante», explica Carolina Sánchez. La situación se antojó muy frustrante porque «piensas que te está yendo bien pero nunca piensas que algo así pueda llegar y cambiarte todo».

El tiempo de confinamiento ha servido para que Carolina e Iñaki aprovecharan todo ese tiempo del que antes carecían, pero también para ponerse manos a la obra y experimentar con nuevas recetas. «El concepto va a ser el mismo, es nuestra esencia e identidad, por eso no se nos ocurre tocarlo, porque es lo que somos». Pero todo buen cocinero que se precie no puede estar quieto sin investigar y probar nuevos platos, así que el Íkaro llega con una novedosa elaboración: caldereta de cordero en varias texturas. «Torrezno de cordero, cuajada de cordero, una salsa hecha con las manitas… En definitiva, cordero en todas sus vertientes». Y el toque ecuatoriano, como siempre, lo pone Carolina, esta vez con un nuevo ceviche con salsa de cacahuete, «totalmente diferente a lo que teníamos hasta ahora».

Carolina Sánchez e Iñaki Murúa | Foto: Restaurante Íkaro

Carolina Sánchez e Iñaki Murúa | Foto: Restaurante Íkaro

Experiencia espiritual en Kiro Sushi

Por su parte, Félix Jiménez y su Kiro Sushi también han querido volver a poner encima de la mesa su filosofía de mejora continua y búsqueda de la felicidad del cliente. La precisa ceremonia de elaboración del sushi, el increíble juego de manos y movimientos varios, los cortes perfectos y la gran materia prima hacen de este restaurante una auténtica experiencia gastronómica y espiritual.

«Ya en el local se respira mucha tranquilidad. Es muy importante dar mimo y cariño al cliente. Eso y la buena comida es el pack perfecto para que la visita se convierta en una experiencia muy especial», cuenta Félix. Para este cocinero, amante de todo lo que tenga que ver con Japón, «hay que alimentar el cuerpo y el alma, evadirse de todo, y salir con el alma caliente».

El Hotel Echaurren (cuatro estrellas) y el Restaurante Echaurren Tradición (1 Sol Repsol) de Ezcaray regresaron a su actividad el pasado 12 de junio, tres meses después de aquel 13 de marzo en el que anticipándose a las medidas del Gobierno, la familia Paniego decidieran cerrar todos sus servicios con motivo del COVID-19.

Los nuevos clientes de Echaurren Tradición se encuentran además con un restaurante remodelado, de nuevo bajo la dirección del estudio Picado-De Blas, gracias a unas obras que se iniciaron antes de la pandemia.

El Portal, el 3 de julio

El Portal de Echaurren, con dos estrellas Michelin, regresará a la actividad el próximo 3 de julio, con una oferta que Francis Paniego se encuentra, de momento, rediseñando. Además, se prevé la utilización de la finca La Arboleda del Sur, destinada inicialmente a bodas y eventos, como un nuevo punto de servicios del Echaurren dada su amplitud (3.000 metros cuadrados) y su ubicación a las afueras del pueblo y en plena naturaleza.

Francis Paniego ha sido durante el confinamiento uno de los chefs riojanos que mayor actividad ha desarrollado. Dentro de la iniciativa #cocinemosjuntos, Francis y toda su familia han animado las tardes después de los aplausos cocinando en directo en Instagram un total de 31 recetas con algunos de sus platos más emblemáticos. Todos los vídeos pueden verse en el IGTV de @francispaniego y el canal de youtube del Hotel Echaurren.

Fruto de ese trabajo diario, con una elevada y fiel audiencia, la Editorial Montagud editará en breve el libro ‘#HechoEnCasa’, que además de contar con todas las recetas se ilustrará con fotos de los platos que los propios seguidores han ido elaborando y enviando a Paniego. Cuando el libro esté editado, se creará además un perfil de Instagram para subir todas las fotos recibidas de más de 150 personas de todos los puntos de España y varios países del extranjero.

Subir