Crisis del Coronavirus

El ‘tardeo’ vuelve a Bretón de los Herreros, aunque con ciertas «reservas»

Para muchos, la primavera es el periodo del año ideal para el recreo y la despreocupación. Durante el largo invierno lo esperan como agua de mayo por sus días más largos y sus suaves temperaturas, que invitan a desconectar de la rutina al calor de una terraza. Pocas zonas como Bretón de los Herreros se prestan mejor al ‘tardeo’ y, por ello, lo que allí ocurre sirve como termómetro de la ‘nueva normalidad’.

Este lunes la céntrica calle logroñesa ha recuperado algo del color perdido durante la crisis sanitaria del coronavirus. Dos meses y medio después, han vuelto a colocar sus terrazas dos de los establecimientos de referencia de esta vía: el Café Bretón y The Club. Lo hacen siete días después de los locales más madrugadores de la ‘Fase 1’: «Hemos esperado a ver cómo respondía la gente y, al ver que la aceptación ha sido buena, nos hemos decidido a abrir.

Todo ha cambiado en este eterno estado de alarma, tanto para los clientes como para los encargados de atender las mesas, ampliamente separadas y bajo estrictas medidas para asegurar la asepsia. «Para los camareros es mucho más complicado ahora por tener que desinfectar cada mesa que queda libre, pero es fundamental para evitar posibles contagos y para transmitir mayor seguridad a los clientes», apunta Ferdinando Battista (The Club). «Supone trabajar el doble para ingresar la mitad», resume Javier Diego (Café Bretón).

Los responsables de los dos establecimientos que han abierto este lunes no ocultan que para sus negocios permanecer dos meses cerrados ha supuesto «una ruina» de la que ahora intentan recuperarse, sin eludir que la ‘nueva normalidad’ tardará en llegar. «Hemos vuelto con solo un 25 por ciento del personal habitual y nuestra intención es irlos rescatando en función del trabajo que haya, que ojalá sea pronto», señala Álvaro González, quien asegura que «todavía se perciben dudas entre la gente a la hora de sentarse en una terraza».

«Va a ser un verano duro para toda la hostelería de Logroño. Se trabajará, pero no será un buen verano y eso siempre trae problemas durante el invierno», recalca, al tiempo que pide a la Administración «un poco de sentido común» a la hora de desarrollar inspecciones en las terrazas. «Es lo único que tenemos durante la ‘Fase 1’ y entendemos que hay que velar por el cumplimiento de la normativa, pero también hay que tener algo de mano izquierda», apunta.

Los deseos de la hostelería logroñesa pasan ineludiblemente por la entrada en vigor de la ‘Fase 2’ de la «desescalada» a partir del próximo lunes. Eso supondría poder hacer uso de las mesas en el interior de los locales, sin sobrepasar en ningún caso el 40 por ciento de su aforo. Sin ser la panacea, «nos ayudaría a compensar la situación, porque ahora mismo es muy díficil sacar un mínimo beneficio», defiende Javier Diego. «Es vital; nos permitiría sumar algo en el interior del local y sería otro puntal para los días en los que el tiempo no acompañe», indican los socios de The Club.

Ambos establecimientos coinciden al enviar un mensaje de tranquilidad a los clientes más indecisos a la hora de volver a sentarse en una terraza a disfrutar de la primavera: «La hostelería ha hecho los deberes para adaptarse a esta nueva situación. No hay ningún riesgo para la salud y, aunque entendemos que a cierta gente les llevará un tiempo comprenderlo, entre todos tenemos que empezar a recuperar nuestras vidas. No solo por aumentar el consumo, que es necesario, sino por volver a ser quienes éramos antes de la crisis sanitaria».

Subir