La Rioja

Las máquinas abren paso a la futura Ronda Sur de Logroño

El Ministerio de Fomento ha iniciado este martes la ejecución de las obras de la Ronda Sur de Logroño, ‘Autovía A-68. Tramo: Arrúbal-Navarrete’, con un presupuesto de 111.824.540,49 euros.

Los trabajos han comenzado por el enlace de la A-12/Variante de Fuenmayor, en las proximidades de la actual conexión entre la N-120, la A-12 y la LO-20.

En esta primera de obras los operarios han llevado a cabo labores de desbroce, estaquillado, preparación de pistas de acceso y ejecución de una campaña geotécnica. Un ‘bulldozer’, varios retroexcavadoras y un equipo de sondeos será la maquinaría utilizada en la fase de inicio de las obras.

Características técnicas

El nuevo tramo de autovía, de 29 kilómetros de longitud -que aprovecha en su mayor parte el trazado actual de la AP-68-, discurre con dirección este-oeste por los términos municipales de Murillo de Río Leza, Agoncillo, Arrúbal, Logroño, Villamediana de Iregua, Lardero, Navarrete y Fuenmayor.

Este nuevo tramo de la autovía A-68 se contempla libre de peaje, por lo que se incluye en las obras la construcción de dos nuevas áreas de peaje troncales en los puntos kilométricos 150,5 y 122 de la AP-68.

Además, se diseñan o remodelan un total de ocho enlaces:

– Conexión 1: El tramo tiene su origen en el p.k. 386,5 de la N-232, punto a partir del cual se definen los ejes que la enlazan con el tronco de la actual autopista AP-68.

– Enlace de Arrúbal, a la altura del p.k. 2+600 del eje de la autovía (p.k. 146,7 de la AP-68).

– Enlace de Agoncillo, a la altura del p.k. 5+900 (p.k. 143,3 de la AP-68), donde se plantea únicamente la eliminación del área de peaje actual, así como la remodelación de la intersección existente en el enlace con la N-232.

– Enlace de Recajo, en el p.k. 10+700 (p.k. 138,2 de la AP-68).

– Enlace con la LR-250, en el p.k. 17+750 (p.k. 131,3 de la AP-68), que permitirá además la conexión con el Hospital San Pedro y con el polígono Industrial La Portalada, así como con la zona este de Logroño a través del viario existente.

– Enlace de acceso a Logroño y Lardero/N-111, a la altura del p.k. 21+450, (p.k. 127,5 de la AP-68). El trazado actual de la N-111 en su cruce con la AP-68 se modifica para situar el nuevo enlace de acceso a Logroño y Lardero desde la nueva A-68.

– Conexión 2, a la altura del p.k. 123 de la actual AP-68, a partir de la cual el trazado abandona las calzadas de la autopista para discurrir en nuevo trazado.

– Enlace A-12/Variante de Fuenmayor, en el p.k. 29+171, coincidiendo con la actual conexión entre la autovía A-12 y la LO-20, se plantea el enlace final del tramo conectando con la N-232 en el inicio de la futura Variante de Fuenmayor.

Además, en el tronco de la autovía, se revisan y adecúan todos los elementos de señalización, balizamiento y sistemas de contención existentes al estado de la normativa actual, y los despejes necesarios en curvas a efectos de garantizar la visibilidad. Asimismo, y dadas las características del firme actual de la AP-68 y el notable incremento de tráfico esperado, se proyecta un refuerzo del mismo en todo el tramo de actuación.

Se contempla la realización de treinta estructuras: doce pasos superiores, quince pasos inferiores además de tres muros de contención, siendo dos de hormigón armado y uno de escollera.

Las obras incluyen la reposición de 48 caminos agrícolas y se prevé la reposición del Camino de Santiago afectado por las obras en el último enlace para lo que se diseña un paso superior y dos pasos inferiores. Se contemplan, asimismo, las medidas protectoras y correctoras para minimizar las afecciones ambientales de las actuaciones.

Comentarios
Subir