La Rioja

Un 20,4 por ciento de los riojanos viven en situación de pobreza o exclusión social

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en La Rioja (EAPN La Rioja) ha presentado este miércoles su noveno informe ‘El Estado de la Pobreza’, basado en los resultados de la tasa AROPE, que se obtiene mediante la combinación de tres indicadores: el de riesgo de pobreza, el de privación material severa y el de hogar con baja intensidad de empleo.

Según este informe, el 20,4 por ciento de las personas residentes en La Rioja estaba en situación de pobreza y/o exclusión social en el año 2018. En términos absolutos, el aumento ha afectado a 19.000 personas, siendo más de 64.000 las que se hallan en esta situación.

Estos datos suponen una subida de seis puntos porcentuales respecto a los del año anterior, lo que significa eliminar la mejoría de los últimos cuatro años para volver a niveles de 2014, haciendo pasar a La Rioja de un segundo puesto en el ranking de las comunidades autónomas con la tasa AROPE más baja a un octavo puesto.

Juan Antonio Meléndez, presidente de EAPN La Rioja, ha recalcado la importancia de “no bajar la guardia en la lucha contra la pobreza y la exclusión social” porque el número de personas que se encuentran en riesgo de pobreza y/o exclusión social en La Rioja ha crecido en 19.000 personas.

Primer Indicador: riesgo de pobreza

Se considera riesgo de pobreza vivir en un hogar con una renta inferior al umbral de la pobreza (el sesenta por ciento de la media de la renta nacional, fijada en 2017 en 740 euros mensuales).

En el año 2018 la tasa de pobreza de La Rioja se incrementó un 61 por ciento, 6,9 puntos porcentuales. De forma parecida a lo sucedido con el AROPE, este aumento ha liquidado la mejora de los últimos años y ha vuelto a situarnos en valores de 2014.

Aún más alarmante es el dato referente a la pobreza severa que ha pasado de un 1,9 por ciento a un 6,1 por ciento. 19.000 personas (14.000 más que el año anterior) viven en hogares cuyos ingresos son inferiores a 370 euros mensuales por unidad de consumo.

Segundo Indicador: privación material severa

Estar en privación material severa es no poder afrontar, al menos, cuatro de los siguientes gastos: vivienda, calefacción, vacaciones, alimentación básica, gastos imprevistos, teléfono, televisor en color, lavadora o automóvil.

Según este indicador, existen 11.000 personas en La Rioja que viven con privación material severa. “El empeoramiento en lo referente a este indicador 0,6 puntos porcentuales se debe exclusivamente al deterioro de la tasa entre las mujeres que ha pasado desde el 2,3 por ciento hasta el 4,3 por ciento”, ha señalado Silvia Andrés, secretaria general de EAPN La Rioja.

Tercer indicador: baja intensidad de empleo (BITH)

Vivir en un hogar con baja intensidad de trabajo (inferior a 0,2), es definido como la relación entre el número de meses trabajados por todos los miembros de la unidad familiar y el número total de meses que podrían trabajar, como máximo, todas las personas en edad laboral de dicho hogar.

El 8,8 por ciento de la población menor de sesenta años que residía en La Rioja en 2018 lo hacía en hogares con baja intensidad de empleo, es decir, unas 20.000 personas. Un incremento respecto al año anterior que supone perder todo lo ganado con el importante descenso de 2017.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir