Gastronomía

La ‘Quinta Avenida’ de las heladerías en Logroño: un local cada veinte pasos

El calor ha llegado a Logroño, y parece ser que para quedarse. Las temperaturas máximas rozando esta semana los 40º han hecho que salten las alertas por una ola que afectará especialmente a todo el Valle del Ebro.

En la  calle Portales se encuentran las adversarias más eficaces (y dulces) de este calor sofocante: en los 610 metros de longitud que mide la céntrica calle logroñesa podemos encontrar hasta cinco heladerías, todas ellas muy diferentes, y además concentradas en apenas cien metros. Un rico helado cada veinte pasos. Ahí encontramos desde clásicas artesanas hasta las tiendas que ofrecen últimas novedades en yogur helado y ‘smoothies’.

Las altas temperaturas con las que ‘Lorenzo’ nos está castigando a los logroñeses hacen que la estampa de la calle Portales día tras día sea similar: filas de personas esperando jadeantes en cada una de las heladerías.

Si empezamos por la más emblemática, la heladería artesana Della Sera, ya hace 18 veranos que sabe de lo que estamos hablando. El local, que próximamente se trasladará unos metros calle abajo, ha sido nombrada  ‘Mejor Espacio Dulce de España’ por Madrid Fusión y su obrador, Fernando Sáenz, recibió en 2015 el Premio Nacional de Gastronomía en la categoría de Mejor Pastelero-Repostero.

Los sabores que se pueden encontrar en Della Sera, según explica una de las dependientas, no son los típicos de otras heladerías como fresa o chocolate, «son sabores que incorporan aromas y sabores de productos riojanos». Pecado mortal pasar por allí y no catar el de ‘Sombra de higuera’, uno de sus helados más exitosos y premiados.

Continuando con esta linea de veteranía, La Veneciana lleva custodiando la esquina entre Portales y Sagasta desde hace catorce años. Su dependienta, al contrario de lo que explicaba su vecina, afirma que «lo que más triunfan son los clásicos: vainilla, café… los de toda la vida», cuenta.

Aunque como esto de los sabores va por barrios, también hay quienes en vez de helado optan por otro remedio al calor en este local, que hace las delicias de los más pequeños con su gallo a la entradas: sus clásicos granizados.

Aunque si prefieren algo más novedoso que el helado, en el número 47 de la calle Portales se encuentra Llao llao, que ofrece una gran variedad de yogur helado con multitud de ingredientes con los que aderezarlo (desde frutas hasta chocolate, pasando por nubes de azúcar y galletas).

La tarrina mediana, según cuentan tras el mostrador, es la que más triunfa. A esta carta se les suma la amplia oferta de zumos y batidos. De todos, el ‘Sanum’ (una combinación de yogur helado, tres frutas, dos ‘crunchs’ y dos salsas, a elegir) es el que se lleva la palma entre los logroñeses y logroñesas.

Si todavía ninguna de las diferentes opciones te convence para satisfacer el calor, aún puedes seguir paseando por la emblemática calle y darás con otras dos heladerías más. En el número 40, junto a la Plaza de San Agustín, se encuentra Delizia, un pequeño local de helado artesano.

Y luego está la opción de Dessyrella, en el 61, que llegó a Logroño el pasado marzo con el objetivo de refrescar al personal con su carta de yogures helados y frappés.

Si por la concentración de locales especializados en un determinado tipo de gastronomía ya sabíamos que Logroño tiene su ‘milla de oro de la hamburguesa‘ y una ‘curva estrella’ desde donde dar la vuelta al mundo a bordo del paladar, no cabe ninguna duda de que calle Portales es la ‘Quinta Avenida’ de las heladerías en la capital riojana.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir