Deportes

Creadores de sueños

“Al final esto va de no cometer errores. Esto va de hacer lo que llevas haciendo desde bien pequeño. Esto va de tener muy clara tu marca y no perderla nunca. Y si fallas, que puede pasar, ahí están tus compañeros para ayudarte a que pases página cuanto antes”. Al habla Alex Santelices, el que fuera jugador de la Unión Deportiva Logroñés en aquellas dos plantillas que se chocaron contra la curva de la desilusión de dos playoffs consecutivos con Carlos Pouso al frente.

“No conviene darle muchas vueltas al asunto. Hay que ver vídeos, hay que comenzar a mirar cómo son los rivales, por dónde se le puedes hacer daño a tu marca, y qué debes hacer para que no se vaya nunca de ti. Pero no hay que darle muchas más vueltas al asunto. Hay que hacer muchas cosas diferentes durante la semana previa para no estar pensando siempre en lo mismo”. Menos mal. Lo dice Javier Álvarez Pareja, ‘Titi’, que se estudiaba hasta las dioptrías del rival por si le pudiera servir en un momento determinado del partido.

Cada uno lo lleva como puede. Cada futbolista es un mundo. Pero la veteranía cotiza al alza en un playoff de ascenso. La experiencia es un grado. “Hay que seguir a lo más veteranos. Ellos marcan el camino”, apunta Santelices, que era un pipiolo, tan inteligente como observador, cuando jugaba en la Unión Deportiva Logroñés, aquella plantilla que conoció Torrent, eliminó al Villarreal B en un milagro que quizás jamás volvamos a ver, y que llegó agotada a aquel partido en Dos Hermanas (Sevilla).

Porque el playoff es un espacio impropio en el que desea encontrarse todo jugador que sabe de antemano que no se va a hacer rico jugando a esto del fútbol. Sabe que ha llegado a un espacio donde se puede vivir del fútbol, pero que ni mucho menos le retirará de la actividad laboral cuando eso de dar patadas a un balón se acabe. Estar en un playoff de ascenso es pasar a formar parte de golpe y porrazo en uno de los chicos del coro, a los que todo el mundo sonríe cuando los ven cantar. Son angelicales porque están cerca de llevar a sus aficionados a un nivel superior, son los que abren camino hacia lo desconocido, aventureros valientes que abren huella y todos siguen sus pasos.

Y Borja García y Alfonso Candelas conocen a la perfección los trucos de este viaje hacia el éxito deportivo. El central de la Unión Deportiva Logroñés y el lateral zurdo del Badajoz ascendieron juntos la temporada pasada en el Extremadura, y por sí mismos vuelven a presentarse en un nuevo playoffs. Y cobra especial relevancia lo de por sí mismos. Pues Borja comenzó la temporada con el Extremadura y ahora jugará un nuevo playoff de ascenso con los blanquirrojos. Y Alfonso Candelas arrancó el curso con el Ibiza y ahora jugará una nueva fase de ascenso con el Badajoz.

El cuarto en cuatro temporadas para Borja García (UD Logroñés, Lorca, Extremadura y ahora de nuevo UD Logroñés), y el tercero en tres temporadas para Candelas (Villanovense, Extremadura y ahora Badajoz). Es más, hay quien le suma un cuarto playoff, cuando con el Albacete, a pesar de jugar en el filial, entrenaba y entraba en alguna convocatoria de aquel Albacete que acabó ascendiendo. Borja y Candelas, dos ex compañeros de ascenso, dos jugadores que saben lo efímero que es eso de pasar a la historia de un club tras un ascenso… se volverán a enfrentar este sábado para seguir ascendiendo.

“De estas cosas uno no se cansa nunca. Solo hay que disfrutarlo”. Le quita hierra al asunto Candelas en SER Deportivos Extremadura de la Cadena SER. Quizás porque le sale natural. Eso de competir contra los mejores en momentos determinantes donde el error no tiene espacio. “Hay que estar tranquilos y disfrutar del momento”. Es como si Borja García fuera más alto, más fuerte y más rubio cada vez que llega la hora de la verdad. Se lleva preparando desde enero para jugar un nuevo playoff, y busca hacer historia con lo que sería a buen seguro un caso único en el fútbol español: tres ascensos seguidos a Segunda en tres temporadas consecutivas con tres equipos diferentes.

Desear jugar un playoff no significa que uno esté preparado para hacerlo con éxito. Hay grandes tropiezos deportivos en el peor de los momentos. Villanos para esos aficionados que no pasan por alto un error definitivo en el peor de los momentos. Todos llevamos un ‘Karius’ oculto en nuestro interior, solo hay que enfrentarse a una decisión definitiva para ver el resultado final. Y sabemos que Borja García y Candelas están preparados porque mantienen la ilusión del primer día y han demostrado que el miedo escénico no van con ellos.

En una semana, uno de los dos sufrirá del vértigo que produce despertarse a las primeras de cambio de un nuevo sueño.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir