La Rioja

Cuando los espías de Franco centraron sus indagaciones en La Barranca

La ministra de Defensa, Margarita Robles, emitió una resolución a finales de septiembre mediante la cual habilitaba parcialmente el acceso a más de un millar de cajas con documentos clasificados del departamento de inteligencia franquista.

En esos archivos, que EL PAÍS divulga estos días, aparecen las impresiones que los agentes de la Sección Segunda del Estado Mayor Central del Ejército fueron recopilando sobre infinitud de asuntos que, intuían, podrían poner en problemas al régimen. Sin ir más lejos, los espías de Franco instaban a investigar incluso al papa Juan XXIII, porque «no ve con simpatía al actual régimen en España».

Entre los documentos recuperados por Miguel González aparece alguna mención a La Rioja. En concreto, alude una nota de noviembre de 1965, que da cuenta de la asistencia el Día de Todos los Santos de unas 700 personas al barranco de Barrigüelo (La Barranca), donde yacían «en dos fosas paralelas de unos 52 metros de largo de 450 a 500 personas condenadas a muerte en los primeros meses del G. M. N. (Glorioso Movimiento Nacional)».

A pesar de esa presencia masiva de personas, el investigador matizó que «no se observó ningún acto de significación política», si bien recoge en su informe que «con flores blancas apareció la inscripción que decía ‘No se os olvida’, la cual fue destruida».

Subir