La Rioja

Cuando Indiana Jones vivía sus «desventuras» en El Espolón

Dice el tango de Gardel que 20 años no es nada. Pero si hablamos de informática, dos décadas son todo un mundo. ¿Quién recuerda ya esas incipientes redes rdsi? Por estas fechas, hace justo 20 años se publicó lo que fue el primer videojuego en forma de aventura gráfica desarrollado en La Rioja. Y no solo hecho aquí, si no que fue el primer videojuego en este formato que se hacía en el país con la temática del Camino de Santiago. Fue también el primero en jugarse online en La Rioja, y también una de las primeras aventuras gráficas online nacionales. El pionero que consiguió este logro tiene nombre y apellidos: Eduardo Garbayo.

El juego en su totalidad se desarrollaba en La Rioja. A través del Camino de Santiago, varias bodegas locales, viajes en el tiempo por el Logroño de 1900… El primer juego de ‘point and click’ en una época donde algunos no tenían aún correo electrónico y donde los ordenadores eran casi un artículo de lujo en las casas riojanas.

El proyecto que fue galardonado en varios festivales y concursos de proyectos, entre ellos el desaparecido Fundarco en 2003, lo qye le llevó a alcanzar una importante repercusión en los medios especializados del momento. «La idea era publicarlo también físicamente con alguna bodega o incluso con el Consejo Regulador, pero en las entrevistas que tuve no entendían muy bien qué era aquello ‘online'», explica Garbayo.

 

Además de su desarrollo online, el juego tenía la opción de descarga e instalación, pero en aquellos tiempos realizar algo que fuera jugable en formato online, cuando todavía el internet doméstico era una utopía, no era tan fácil como ahora.

Una trama divertida

«Ha aparecido un nuevo virus, que se supone es una mutación del Oidium, que puede acabar con las cosechas del año en La Rioja. El único que sabe cómo detener la plaga es el Dr. Manzanillo, un prestigioso químico de la localidad que lleva años trabajando en esa nueva mutación. Pero el químico está desaparecido. Hace unas semanas, comenzó el Camino de Santiago y nadie sabe dónde se encuentra ni si le ha podido pasar algo grave. Se contrata a una especie de detective para que localice al químico y le ayude con su investigación. El ‘detective aventurero’, en este caso no era otro que Indiana Jonnes», relata la trama del juego.

Dentro de la aventura, el personaje tenía que recorrer 165 pantallas o escenarios repartidos por Logroño, sus bodegas, y parte del Camino de Santiago. Tenía que resolver más de 150 puzzles lógicos y culturales con la utilización adecuada de 102 objetos. Todo esto se repartía en 16 Megas de memoria que incluían 1003 ficheros: los ‘scripts’ de texto, gráficos, animaciones y 142 archivos de sonido.

El juego tenía 25.168 líneas de código, que si se imprimiesen  requerirían 500 folios formato A4. La resolución mínima del juego era de tres horas por parte del autor, conociendo como es lógico los puzzles y laberintos, lo que implicaba que un usuario debería invertir alrededor de 35 horas para completar la aventura, dependiendo de su capacidad lógica, y experiencia en este tipo de juegos.

De los primeros ‘testeadores’ de la versión Beta, jugadores experimentados invirtieron alrededor de 18 horas para la finalización de la aventura. Las partidas se podían grabar y continuar en el punto donde se dejaban, lo que implicaba que el tiempo necesario para su resolución se podía repartir en un periodo de tiempo infinito.

En cuanto al trabajo que hubo detrás de este proyecto, «fue incalculable la cantidad de horas de esfuerzo y dedicación», cuenta Garbayo. «Durante más de un año se fue preparando el guion, la trama, la programación, la música, los efectos, los diálogos, las presentaciones, la web, la recopilación de información, manuales, dudas, correcciones, pruebas, sin contar con los conocimientos básicos a nivel de programación adquiridos años atrás y también de forma autodidacta», detalla.

Y lo mejor de todo es que el juego es todavía funcional (puede descargarse gratuitamente en este enlace) bajo Windows, Linux y Mac, aunque no de forma online. «Aunque puede dar ciertos problemas al ejecutar versiones obsoletas de java», explica su autor.

Subir