Empresas

Las matriculaciones caen en La Rioja cinco puntos menos que la media

Las ventas de turismos y todoterrenos en España retrocedieron un 11 por ciento en los siete primeros meses del año, hasta las 481.135 unidades, mientras que en La Rioja el descenso acumulado es de cinco puntos menos, con unas ventas hasta julio de 1.694 unidades, según datos de las patronales de fabricantes de automóviles.

La caída acumulada en España se explica por la crisis de los semiconductores y la incertidumbre económica escenificada en el peor julio en una década para este mercado, que fue más negativo en La Rioja, ya que mientras en España el descenso fue de un 12 por ciento en La Rioja superó solo en ese mes el 21 por ciento.

Ambos factores, unidos a una subida del precio de los vehículos en más del 6 por ciento de media este año y a la rampante inflación, rompen con los buenos resultados que, tradicionalmente, ha registrado esta industria en julio, considerada una de las mejores épocas para el automóvil dada la proximidad de las vacaciones de verano.

Según los datos publicados este lunes por las patronales de fabricantes Anfac, de concesionarios Faconauto y de vendedores Ganvam, las matriculaciones cayeron, sólo durante el mes pasado, un 12,5 por ciento, hasta las 73.378 unidades, lo que supone el volumen más bajo desde 2012, ejercicio marcado por la crisis financiera.

Cifras en La Rioja

En el caso de La Rioja, en el mes pasado se matricularon 279 unidades de turismos y todoterreno, lejos de las 354 de julio de 2021, lo que supone un 21,19 por ciento menos; en total, en lo que va de año se han matriculado en la comunidad 1.694 unidades, frente a las 1.803 del mismo periodo de hace un año, lo que supone una bajada del 6,05 por ciento.

Principalmente se vendieron en julio en La Rioja vehículos de gasolina, 122, con una caída respecto al año pasado del 23,75 (estos acumulan 733 unidades en la comunidad, un 14,47 menos); 112 coches fueron híbridos, eléctricos o de otros combustibles, en los que el descenso mensual fue del 15,15 por ciento y en lo que va de año se han vendido 718, con un incremento del 14,88 por ciento.

Se matricularon el mes pasado 45 vehículos diésel, un 27,42 por ciento menos que en el mismo mes de 2021, y este año alcanzan los 243, con un descenso de más del 24 por ciento en La Rioja.

La directora de comunicación de Ganvam, Tania Puche atribuye estos datos al contexto actual, en el que «a la falta de vehículos en los puntos de venta por la crisis de los microchips se suma una inflación desbocada que merma cada vez más la capacidad adquisitiva de las familias y que lastrará el ritmo de recuperación del mercado».

Salvados por las empresas

Sólo en julio, las ventas a empresas han sido las únicas que han cerrado en positivo, tras crecer el 2,7 por ciento hasta las 31.035 unidades. Por el contrario, el canal de particulares retrocedió un 12,1 por ciento, hasta las 31.330, en tanto que el de alquiladores lo hizo un 38,9 por ciento al acumular 11.013, siendo el negocio más afectado por la falta de semiconductores.

En el conjunto del año, las entregas a particulares caen un 1 por ciento, hasta 208.462 unidades, si bien en el de empresas crece un 2,3 por ciento, para llegar a las 202.635. En el canal de alquiladoras, el desplome desde enero es del 47 por ciento, hasta 70.048.

«Julio era uno de los mejores meses del año para el automóvil porque las familias programaban la adquisición de su coche nuevo antes de las vacaciones y las empresas alquiladoras reforzaban sus flotas de cara a la campaña de verano», recuerda el director de comunicación de Faconauto, Raúl Morales.

Subir