La Rioja

La reurbanización de la calle Murrieta ya luce sus primeros resultados

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Jaime Caballero, ha visitado este lunes las obras de urbanización de la calle Murrieta, que comenzaron el pasado 6 de junio y que se prolongan durante tres meses. El proyecto incluye actuaciones desde la rotonda de Carmen Medrano con Duques de Nájera hasta Las Palmeras. El proyecto está financiado el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia – Financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

«Se trata de unas obras de redistribución del tráfico en la calzada cuya primera fase ya comenzó el año pasado. Se comienzan a ver cambios significativos, como la ampliación de la acera junto al Conservatorio, un lugar muy transitado y donde antes de la actuación no había espacio peatonal porque la marquesina estaba en el centro de la acera y ahora se han desplazado», ha explicado Jaime Caballero.

También se puede intuir el carril bici que, cuando llega a la parada del autobús, se desplaza a la parte trasera para permitir la coexistencia. Se ha colocado un damero, solución empleada en muchas ciudades para resaltar la coexistencia entre peatones y bicicletas, y mejorar la seguridad.

Además, en esta zona y primera parte de las obras, también se ha ampliado las aceras en Ramírez de Velasco y pueden verse asimismo la ampliación de las aceras en Guillén de Brocar, donde se ha mejorado la seguridad del paso peatonal.

Las obras tienen un plazo de ejecución de tres meses y no suponen ni el corte peatonal ni el corte al tráfico en ningún momento. Las líneas de autobús tampoco han sufrido ningún cambio.

Proyecto de urbanización

En mayo de 2021, aprovechando la campaña de asfaltado, se realizó una modificación en un tramo de la calle Murrieta para comprobar el funcionamiento de la nueva configuración; fue el cruce con Ramírez de Velasco donde se quitaron los semáforos y se ha podido comprobar que el tráfico es más calmado y a la vez más fluido, al mismo tiempo que se ha reducido la velocidad y el ruido.

Las características principales son:

– Se mantienen las incorporaciones de la glorieta Duques de Nájera con Carmen Medrano, y también en la rotonda de Las Palmeras como están para no modificar la capacidad de la vía.

– En los tramos intermedios se generan carriles bici segregados unidireccionales y se deja un carril por sentido para vehículos motorizados.

– Se eliminan los semáforos y con ello los giros a la izquierda, de esta forma se consigue un flujo más fluido y más calmado al evitar acelerones para llegar al siguiente semáforo en verde. De esta forma también se evita el tráfico de paso que utiliza zonas residenciales como atajos, con ello se sigue avanzando en la creación de las supermanzanas definidas en el PMUS.

– Cambio de sentido de la calle Vitoria, entre Murrieta y Chile.

– Aumenta la zona para carga y descarga

– Se crea un paso peatonal junto a los juzgados.

Tras las reuniones con el vecindario el proyecto se enriqueció con estas aportaciones:

En primer lugar, se prolonga y completa la segregación del carril bici para mejorar la seguridad de los más vulnerables, sobre todo en el tramo de la Bene. Para ello se juntan las paradas de autobús del urbano y el metropolitano, y se crea una plataforma para prolongar el carril bici por detrás de las marquesinas de estas paradas autobús.

Posteriormente el carril derecho se convierte en ciclocarril compartido con el resto de vehículos para mantener la capacidad de la glorieta que separa la calle Murrieta con Avda. de Burgos.

En segundo lugar, se ha añadido arbolado y zonas verdes en las zonas de transición (las que por geometría del trazado quedan en algunos tramos entre el carril bici y el carril de vehículos motorizados) para avanzar en algo tan importante como la mitigación y adaptación al cambio climático.

De esta forma se añadirán zonas verdes con sistemas urbanos de drenaje sostenible (SUDS) para reducir el efecto de la isla de calor, aumentar la biodiversidad, aliviar a los sumideros del exceso de agua en los episodios de tormentas o lluvias torrenciales y, al mismo, tiempo infiltrar humedad al subsuelo para potenciar su capacidad de absorber el Co2.

En tercer lugar, la carga y descarga. Se desplazan los contendores a calles perpendiculares como Ramírez de Velasco o Beratúa, para optimizar y ampliar las zonas de carga y descarga y evitar al mismo tiempo la parada de los camiones de residuos en una vía principal como Murrieta.

En cuarto lugar, los pasos peatonales. Se crean dos nuevos pasos peatonales.

En quinto lugar, una petición atendida ha sido que las bicicletas se pudiesen incorporar directamente desde Murrieta a la calle Rey Pastor a través un tramo de carril bici en la calle Vitoria. Al mismo tiempo se añade zona verde en esta intersección.

El proyecto se detiene en la glorieta de Las Palmeras porque el siguiente tramo hasta la Plaza Diversidad se incluirá en el proyecto del siguiente tramo de eje-ciclista este-oeste.

Subir