Gastronomía

Aduriz sale en defensa de Paniego ante el navajero ataque de Salvador Sostres

Puede presumir Francis Paniego de tener un amigo en Andoni Luis Aduriz. De chef a chef en defensa del trabajo que el cocinero riojano realiza en El Portal del Echaurren (dos estrellas Michelín), tras un navajero, equivocado, lamentable, hiperbólico, corrosivo, agrio, repugnante, chovinista, clasista, regurgitante, innecesario y demente ataque del columnista Salvador Sostres en ABC.

Antes de iniciar su ponencia en Madrid Fusión, Andoni Luis Aduriz ha salido en defensa de su colega y compañero. «Querría hacer una cosa por primera vez, querría dedicar esta ponencia a Francis Paniego. Él sabe por qué». Y ciertas caras de asombro en el auditorio, quienes desconocían lo escrito el día anterior por el polémico columnista.

«El problema de Mugaritz es que al día siguiente no hay mesa y entonces tienes que ir a Echaurren. Cocina de lo obvio. Sofás de colorines en el corazón de Ezcaray. Cuando la materia es más importante que la inteligencia, una tremenda y humillante afectación es el único final que te espera», señalaba Sostres, quien también acusaba al chef riojano de «delirio provinciano del que ignora el valor de lo que tiene y que por querer hacerse el moderno sin entender la modernidad acaba gastándose cientos de miles de euros para parecer cualquier bar de mierda de Barcelona».

El propio Paniego ha contestado en sus redes sociales. «No me cabe ninguna duda de que nosotros fuimos la víctima propiciatoria para cerrar su artículo. Echaurren pilla de camino y es una buena parada para comer, seguir viaje hasta Barcelona y de paso echar unas risas con los colegas. Usted ya tenía escrito su artículo mentalmente antes de reservar en Echaurren y si en casa no le hubiéramos podido dar la reserva, otro restaurante que estuviera de camino habría sido igualmente vilipendiado».

Sobre el artículo, ha defendido el chef riojano con tres estrellas Michelín, la parte en la que habla de cocina sólo dice obviedades. «Subrayar este hecho es en sí mismo ya una obviedad, pero por favor comparar Echaurren Tradición con Mugaritz es comparar dos cosas que nada tienen que ver. La cocina de Andoni es inclasificable y siempre transita por caminos que ni siquiera existen, así que cualquier analogía con Echaurren se convierte casi en un piropo, en un halago».

«Por otro lado, pasar a formar parte del selecto grupo de sus damnificados, supone casi entrar a formar parte de un selecto club de calidad. No habla de nuestra cocina, pero se atreve a hacer crítica de arquitectura a partir de un simple vistazo. Argumenta desde ese clasismo de rancio urbanita y déjeme decirle que la obra de rehabilitación de Echaurren, llevada a cabo por el estudio de arquitectura Picado de Blas y que esta misma semana se ha concluido, es justo lo contrario de lo que usted dice».

«Es un proyecto que se ha hecho a fuego lento desde hace quince años, utilizando materiales nobles y con artesanos del lugar, textiles y maderas, todo trabajado por gremios de nuestro entorno. Se hace entre todos para construir precisamente un patrimonio que, al menos, dure otra generación. Se construye con la memoria sin caer en los pastiches que tantos aplauden. Hay autenticidad y eso solo pueden disfrutarlo algunos paladares. Lamento que el suyo no sea uno de esos», ha concluido.

Subir