Un oasis en el valle del Iregua

Vivir en plena naturaleza es un lujo tanto a nivel físico como mental. Tras la pandemia de COVID-19, cada vez más son las personas que han decidido alejarse de las ciudades y volver la vista hacia lo rural. Un entorno natural proporciona la oportunidad de vivir con mayor tranquilidad, menos contaminación y más calidad de vida.

A escasos diez minutos del centro de Logroño, en plena naturaleza y con las mejores vistas al valle del Iregua, te espera un chalet de cuatro pisos como lugar ideal para alejarse del bullicio urbanita y respirar aire puro. Soledad acompañada por los vecinos que conforman la urbanización. «Una gran familia «en la que nunca te sientes solo».

Y como las buenas costumbres nunca hay que perderlas, la llegada diaria del panadero es una de las rutinas más esperadas por los residentes. «Buenos días, vecinos, ¿qué va a ser hoy?». Basta dar un paseo por la zona para ver cómo varias bolsas de tela cuelgan de las puertas. «Así recibimos el pan cada mañana». Sin embargo, los ‘más charlatanes’ no pierden la rutina de salir cada día a la calle para recoger el pan y, de paso, ‘arreglar el mundo’ con el panadero.

Un hogar que puede convertirse en tu paraíso personal con todos los servicios a un paso: piscina, frontón, pista de pádel… además, un terreno individual en el que podrás construir tu vida. A tu manera. Y en el interior, espacio y más espacio. Luz y más luz para crear tu burbuja perfecta donde sólo puedan distraerte las maravillas naturales que hay al otro lado de la ventana.

¿Es tu casa en el campo y a un paso de Logroño? Llámanos al 621 24 28 54 o escríbenos un email

O escríbenos un email
Subir