Tradición hecha hogar

Vivir en el pasado más presente, a 10 minutos de Logroño, con un aire puro y sano y con vistas a la capital riojana y al Moncalvillo. Eso significa vivir en Sorzano. Una localidad mayoritariamente agrícola y ganadera donde las viñas van ganando terreno en los últimos años y donde las tradiciones permanecen, afortunadamente, muy arraigadas.

Pasear por sus calles significa bucear por la historia e incluso revivir leyendas que aún hoy en día siguen siendo una realidad. Una de las procesiones más bonitas de La Rioja se lleva a cabo en Sorzano cada tercer domingo de mayo: la Procesión de las Cien Doncellas. Una tradición que antiguamente, para algunos, se vinculaba con un tributo que los cristianos pagaban a los moros con el fin de mantener la paz entre ambos pueblos pero, para otros, se trataba de una fiesta celtíbera de origen pagano relacionada con el culto a la fertilidad.

A 730 metros de altitud, esta localidad riojana esconde antiguas joyas en forma de vivienda que mantienen la distribución que siglos atrás caracterizaban las casas de los sorzaneros, pero con un toque más actual. Construcciones simples divididas en dos estancias, una destinada para pajar, granero y cuadras y la otra la vivienda propiamente dicha. Ambas separadas por una pared con entramado de ramas y cubiertas con masa de adobe en la parte baja donde el calor natural de los animales abrigaba a la familia. Normalmente, estas casas tenían la habitación principal encima de la cuadra precisamente para aprovechar esa temperatura. Y esa sigue siendo la clave de esta casa rural.

Y si de encanto y tradición hablamos, esta vivienda lo tiene todo. Fue en la Edad Antigua cuando comenzaron a criarse y adiestrarse las palomas para convertirlas en mensajeras y así constituir un sistema de comunicación secreta, fundamentalmente para la estrategia en los conflictos bélicos. Y en Sorzano, todavía permanecen dos palomares, uno de ellos en la parte superior de esta ‘mansión’ donde los grandes ventanales por los que ahora entra la luz natural, eran las principales puertas de acceso de estos ‘detectives’ voladores. Haz ahora de esta casa rural tu vivienda o tu nueva forma de vida. O ambas cosas. Si te interesa, llámanos al 621 24 28 54 o escríbenos un email.

O escríbenos un email
Subir