Empresas

La central térmica de Arrúbal, «desatendida» por la dirección del centro

El comité de empresa de la Central Térmica situada en Arrúbal (compuesto por UGT y USO) denuncia que desde el pasado mes de diciembre se está viviendo un conflicto laboral en la Central Térmica de Arrúbal, propiedad de la empresa ContourGlobal La Rioja, que «parece no tener fin».

El origen de este conflicto está en la «imposición» de una serie de medidas derivadas de un expediente de modificación sustancial de condiciones de trabajo, que fue discutido durante la primera quincena del mes de diciembre entre la empresa y los representantes de los trabajadores, sin conseguir llegar a un acuerdo. La empresa planteaba el despido del 25 por ciento de la plantilla, un escenario que los representantes de los trabajadores «no podían aceptar, puesto que la plantilla ya se había reducido de forma importante en el año 2015 quedando bajo mínimos».

A pesar de no haber alcanzado un acuerdo durante el periodo de consultas, «la empresa decidió imponer de forma unilateral una serie de medidas que han causado un perjuicio grave en una parte muy importante de la plantilla». Este perjuicio se traduce «en daño económico y en el empeoramiento de las condiciones de trabajo, precisamente para el grupo de trabajadores que fueron considerados esenciales durante el periodo más duro de la pandemia». Ante esta imposición unilateral de medidas, la plantilla ha interpuesto una demanda colectiva ante el Juzgado de lo Social de Logroño.

Aunque de momento la empresa no ha despedido a los ocho trabajadores que había anunciado, la plantilla ya se ha reducido en dos personas desde la imposición de las medidas, señala UGT. Los cambios organizativos impuestos, unidos a esta primera reducción de plantilla, «ya han generado los primeros problemas para cubrir los servicios mínimos de la planta». El «punto culminante» de estos problemas ha llegado esta semana, cuando «cuatro trabajadores del departamento de operación han cogido la baja por diferentes motivos y ha resultado complicado cubrir estas bajas sin poner en riesgo la disponibilidad y la seguridad de la planta».

Esta es una situación «excepcional e inesperada» que «en cualquier circunstancia habría supuesto un problema, agravada por las modificaciones organizativas impuestas por la empresa y, lo que es aún más grave, por la actitud que la dirección ha tenido a la hora de afrontarlo».

Dejación de funciones

La dirección «decidió dejar recaer la responsabilidad de la gestión de esta situación en los trabajadores, concretamente en los jefes de turno, y que fueran ellos quienes decidieran como resolverla, insinuando incluso que de no hacerlo serían los responsables de una posible indisponibilidad de la planta».

Ante esta clara «dejación de funciones por parte de la dirección», los trabajadores, «asumiendo una responsabilidad que excede sus funciones, han tenido que dar un paso al frente y, haciendo gala de la responsabilidad y la profesionalidad que a sus superiores les ha faltado en esta ocasión, han tomado de forma conjunta las decisiones oportunas para asegurar al 100 % la disponibilidad y la seguridad de la central térmica». Para ello, los trabajadores están realizando turnos de entre 12 y 16 horas.

Los trabajadores «están asegurando el funcionamiento de la planta para que no corra peligro, pero el Comité denuncia la actitud de la dirección, absolutamente incomprensible e irresponsable», apunta el sindicato, que detalla que «las diversas irregularidades ya han sido puestas en conocimiento de la Inspección de Trabajo, y además, la semana que viene está prevista la celebración del juicio por la demanda interpuesta por los trabajadores».

Conviene recordar que esta empresa se encuentra entre las diez que más facturan de La Rioja, a pesar de contar con una plantilla muy reducida, de apenas 32 personas. También es la instalación energética más importante de La Rioja, pudiendo generar hasta 800 MW/h de energía eléctrica, más del 2% del consumo nacional.

Subir