La Rioja

Los vecinos piden que se mantenga el tráfico en el Puente de Piedra

Las asociaciones vecinales del norte de Logroño (El Campillo, Norte, San Antonio y Club de la Tercera Edad han emitido este lunes un comunicado en el que reclaman al Ayuntamiento que mantengan la ruta de la Línea 9 del autobús urbano y mejore las conexiones con la zona este a través del Puente de Piedra.

Estos colectivos mantuvieron la pasada semana un encuentro con los responsables de Movilidad del Consistorio, que les informaron sobre la próxima apertura del Puente de Piedra y les avanzaron que el Ayuntamiento estudia «la posibilidad de reducir el paso de tráfico por dicho puente, con la reducción, e incluso la eliminación del paso de los autobuses urbanos, lo cual nos preocupa enormemente».

Los vecinos subrayan que las obras en el Puente de Piedra les ha generado «un verdadero problema de movilidad», ya que «es la principal arteria que comunica a los vecinos de la zona norte con el resto de la ciudad». Por eso, consideran «inadmisible» que «se esté pensado en dar este paso sin ofrecer otra alternativa, con lo que los vecinos tendríamos que circunvalar toda la ciudad para acceder a la zona centro, que tenemos a escasos 500 metros».

En el comunicado, las asociaciones vecinales recalcan que los vecinos del norte de Logroño usan el puente para «ir al centro de salud de Rodríguez Paterna; a los colegios, que muchos hemos escogido en función de la ruta que hacía la línea 9; a los supermercados y puestos de alimentación del centro, que con este propuesta dejaríamos de ir; para hacer gestiones en la zona de bancos y del Ayuntamiento; etc.».

En resumen, aseguran que utilizan el puente «para poder acceder a necesidades básicas, ya que tanto esta Corporación municipal como las anteriores han mirado para otro lado cuando se les ha demandado que doten de servicios a una zona de la ciudad que carece de casi todo lo esencial (escuela pública, centro de salud, supermercados y tiendas de primera necesidad, farmacia, ludoteca, etc.)».

«Es responsabilidad de los mandatarios públicos velar por el mantenimiento del patrimonio histórico de la ciudad, pero no a costa de separar barrios y empeorar la calidad de vida de sus vecinos. Doten de servicios a esta zona de la ciudad y conseguirán reducir en gran medida los desplazamientos que tenemos que hacer a otras zonas. Mejoren las líneas y frecuencias del transporte público y los vecinos dependerán menos del coche para poder desplazarse al centro», subrayan.

«No se puede abogar por una ciudad más sostenible y al mismo tiempo poner trabas que nos obliguen a utilizar el vehículo particular para poder acceder a servicios esenciales», sentencian las asociaciones, recordando que «los puentes se construyen para acortar distancias y unir zonas, no para pasear y admirar las vistas del río».

Subir