El Rioja

El tempranillo más madrugador de Rioja ya luce etiquetas 2020

Ha sido la primera muestra presentada para la cata del Consejo Regulador del pasado viernes y, con la calificación de apta, ya está lista para rodearse de corcho y vidrio. El tempranillo más madrugador de la cosecha 2020 en la Denominación de Origen Calificada Rioja ha visto la luz este martes, a primera hora de la mañana, en la Bodega Cooperativa San Miguel de Ausejo.

Fuera prejuicios, por favor, «este vino no es para nada astringente, ni áspero ni con matices verdes, y quienes entienden de vinos lo valoran muchísimo». El enólogo Roberto Monforte reconoce que en unos tres o cuatro meses el ‘Joven de noviembre’ estará mejor para que la fruta esté más integrada, pero asegura que la novedad hace que se venda con más facilidad que otros vinos de la bodega más complejos y estructurados a los que les cuesta competir con otros. Ya lo dice su contraetiqueta: «Llega a la copa en su plenitud frutal, evolucionando a complejo varios meses después».

Con un rojo cardenalíceo muy brillante se presenta así un vino suave, fácil de beber, muy directo, goloso y con mucha fruta, aunque con catorce de grado alcohólico, eso sí. Basta con catarlo para desmontar esos mitos de que el primero de la cosecha es un vino que no merece la pena. «Merece y mucho porque el proceso que se sigue es muy elaborado y cuidado, con cada paso medido tanto en las temperaturas de fermentación, las frecuencias de remontado y tiempos de encubado, todo encaminado a una extracción muy, muy suave», recalca.

¿Y qué dice el consumidor? «Aquí ya entran en juego las discrepancias, porque hay quienes lo consideran muy fuerte y áspero, también porque vienen con esa idea preconcebida, mientras que a otros les encanta. Y lo cierto es que con estas uvas también se podría hacer un vino para crianza o reserva perfectamente, pero cuando todavía mantiene el azúcar, se saca, se prensa y se extrae un vino mucho menos tanino, con más fruta y golosito», puntualiza Roberto.

De cepas cien por cien tempranillo de viñedos de la localidad proceden las bayas que hacen de este joven único la joya más especial de la bodega. Uvas vendimiadas el 19 de septiembre y que han entrado en bodega con un estado sanitario máximo que luego se comprobará en una posterior selección de bodega. «Se busca justamente ese buen aspecto visual de la baya, sin que esté pasificada ni con rasgos de enfermedades. Aunque este año el mildiu ha ejercido gran presión, en esta zona se ha podido controlar muy bien, por lo que ha sido muy fácil meter una materia prima sana».

Y el resultado es la décima edición de ‘Joven de noviembre’. Lejos de la fiesta que en torno a él giraba años atrás, esta vez su embotellado se ha producido en ‘petit comité’, con el enólogo de la bodega, Xabi, Almudena e Iván al pie de máquinas y llenando cajas. Los otros quince involucrados en su elaboración también merecen su mención. «La primera de las cajas se queda de recuerdo, siempre apartamos las primeras seis botellas de cada añada». Desde 2010 portan una etiqueta donde una reconocida hoja de tempranillo y sus colores ocres y rojizos que le brinda el otoño evoca la importancia de cumplir los tiempos en su proceso de creación.

Sus orígenes se remontan dos años más atrás, en 2008, cuando el interés por la coinoculación aterrizó en la Bodega Cooperativa San Miguel para quedarse. Hablando de métodos de elaboración la conversación se centró en este en concreto donde se incluyen levaduras para la fermentación alcohólica y al día siguiente se aportan bacterias lácticas para hacer la maloláctica. Fueron pioneros en esta técnica porque «en aquellos años echar bacterias al mosto que tenía azúcar era algo inviable porque estas pueden atacar al azúcar y transformarlo en vinagre, es decir, un picado láctico».

Pero probaron y acertaron. «Fue una maravilla. Ahora todos nuestros tintos jóvenes están hechos así y muchas bodegas también lo aplican ya. Vimos que desde el principio el resultado era muy diferente, marcando mucho los vinos y dejando un resultado ya completo, pulido y perfecto para embotellar», recuerda el enólogo. Puesto en común con la Junta Rectora de la bodega y adelante. Primer vino Rioja que se puede catar en la misma añada en la que se ha vendimiando.

Subir