Crisis del Coronavirus

Los riojanos, divididos ante un posible confinamiento domiciliario

La posibilidad de volver a un encierro domiciliario como el de la pasada primavera cobra fuerza en los últimos días, a la luz de la preocupante evolución de la epidemia en nuestro país. En La Rioja, el director general de Salud Pública avanzaba el pasado viernes que el Gobierno se plantearía nuevas medidas esta semana «si la situación no mejora» aun habiendo decretado el confinamiento perimetral de la comunidad y el cierre de la hostelería en Logroño y Arnedo.

La posibilidad de un confinamiento domiciliario no deja indiferente a nadie y aviva el debate sobre si hay que priorizar la salud pública sobre la economía o viceversa. Y a este respecto, La Rioja es una de las comunidades donde la defensa de ambas posturas está más enfrentada.

Así se desprende del último ‘ElectoPanel’ publicado por el portal demoscópico ElectoManía, elaborado tras sondear a 85.000 personas, que concluye que en La Rioja hay un 49,9 por ciento de personas en contra del encierro en los domicilios, un 44,9 por ciento que lo considera necesario y un 5,1 por ciendo de indecisos.

A nivel nacional, la provincia más favorable al ‘todos en casa’ es Guipúzcoa, con un 64,6 por ciento de apoyos; mientras que los murcianos son los menos alineados con endurecer las medidas: un 57 por ciento de los encuestados se muestra contrario al confinamiento domiciliario.

Arnedo, única cabecera a favor

El desglose de datos alcanza también el ámbito municipal y, salvo contadas excepciones (la encuesta arroja un 66,3 por ciento de votos contra el confinamiento en Ajamil, por citar un ejemplo), la división se plasma en las ciudades más pobladas de la comunidad.

Logroño se decanta por el ‘No’ con un 49,2 % de los votos; Calahorra, con un 51,9 por ciento; Alfaro, con el  49,7 %; Ezcaray, con el 46,4 por ciento; y Haro, con un 48,3 por ciento.

Entre las grandes ciudades que abogan por el confinamiento solo figura Arnedo, con un 47,9 por ciento de vecinos a favor del encierro y un 46,9 por ciento en contra.

Subir