Crisis del Coronavirus

Un mes de estado de alarma en La Rioja: 65 detenidos y 5.129 denuncias

Es bastante probable que a la mayoría de vosotros se os haya hecho una eternidad, pero este martes se ha cumplido exactamente un mes desde que el Gobierno decretase el estado de alarma y todos quedáramos confinados en nuestros hogares.

Desde entonces, cada cual ha matado el aburrimiento como buenamente ha podido: jugando al bingo con el resto del vecindario, cantando el ‘Resistiré’, haciendo pan como para alimentar a un regimiento o reordenando los armarios.

En términos generales, la Delegación del Gobierno ha destacado el ejemplar comportamiento de la sociedad riojana, que ha respetado las normas establecidas para contener la expansión del coronavirus. Pero como en todo rebaño se cuela siempre alguna oveja negra, el primer mes de confinamiento arroja cifras, cuando menos llamativas: en este último mes las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han arrestado a 65 personas por incumplir el estado de alarma en La Rioja y han denunciado a otras 5.129.

Como caso más destacado de irresponsabilidad, el pasado fin de semana se produjo el primer ingreso en prisión por evitar el confinamiento de forma reiterada en la comunidad.

Los casos más ‘peculiares’

El listado de la vergüenza resulta aún más peculiar al indagar en las excusas que algunos de los detenidos y denunciados aportaron a los agentes para tratar de eludir las sanciones. Por ejemplo, los jóvenes calagurritanos «cansados de estar en casa y del coronavirus» que se quedaron atrapados en el barro y la Guardia Civil tuvo que acudir al rescate. O el amante del monte que salió a por setas y volvió sin boletus pero con un boleto de denuncia en su cesto tras ser sorprendido por los guardias.

También hay quien no ha podido reprimir sus ganas de fiesta durante la cuarentena, como el cumpleaños celebrado en plena vía pública de Alfaro con botellón incluido o el bar que la Policía descubrió abierto en Logroño con clientes en su interior, sin olvidar al matrimonio que debía permanecer aislado en su domicilio pero que fue sorprendido por la Guardia Civil de compras en un supermercado de Autol.

El pasado fin de semana se produjo otra de esas ‘escapadas’ peculiares: la Policía Local de Logroño detuvo a un hombre por hacer un butrón en una empresa de la capital riojana en pleno estado de alarma.

Subir