Crisis del Coronavirus

Arnedo, corazón y motor de la gran cadena riojana contra el COVID-19

Arnedo se vuelca para dotar de suministro a los profesionales sanitarios

Admitámoslo, vivimos en la era del postureo. No es que eso de darle valor a las apariencias haya irrumpido en nuestras vidas de ayer para hoy, pero la influencia de las redes sociales ha contribuido a reforzar el la importancia de la imagen que transmitimos al exterior. En cambio, las situaciones de adversidad reflejan lo que verdaderamente somos: sin artificios ni interferencias.

Y en el lado positivo de la balanza hay que destacar el esfuerzo sincero de las decenas de particulares y empresas riojanas que han hecho suyo el lema de la crisis del Covid-19: «Este virus lo paramos juntos». Desde el primer momento en el que los almacenes de los centros sanitarios empezarona a acusar la carencia de los recursos más básicos, en distintos puntos de la comunidad las empresas no dudaron en poner todo lo que estuviera a su alcance para doblegar a este enemigo invisible.

La respuesta particular ha llegado desde todos los rincones de La Rioja, pero en ningún otro lugar como en Arnedo, donde el tejido industrial ha volcado todos sus medios en la elaboración del material necesario para cuidar a quienes nos cuidan. Una quincena de empresas trabajan a destajo para que no falte una bata, una mascarilla, unas gafas ni unos patucos para los sanitarios en la trinchera contra el coronavirus.

Dos sanitarias hacen inventario del material donado al Hospital San Pedro.

En un momento en el que la crisis ha tambaleado el empleo como en pocas ocasiones se recuerda (en torno a 16.000 trabajadores se ven afectados por un ERTE en La Rioja, lo que representa el 5 por ciento de la población total en la región y el 20 por ciento de los empleados del sector privado), las empresas arnedanas están a un paso de alcanzar la máxima potencia en la elaboración de estos recursos básicos para los sanitarios.

«Ya se han entregado 1.400 batas reutilizables al Hospital San Pedro y desde hoy se producen 5.000 diarias; se han donado 2.000 gafas de protección y hoy se van a producir otras 2.500», especificaba el Gobierno de La Rioja este martes, avanzando que «se está testando el tejido con el que se están produciendo estas batas para que, en caso de que sea posible, se puedan confeccionar con él mascarillas». En ese caso, el suministro estaría garantizado para el personal sanitario y los servicios de emergencias de la comunidad, más allá de los envíos previstos desde el Ministerio.

«Arnedo siempre está a la altura»

Desde que la amenaza del coronavirus llamó a la puerta, el Ayuntamiento de Arnedo tuvo claro que la ciudad debía estar en la primera línea de batalla. Comenzó entonces a sondear la disposición de las empresas, que no dudaron en aceptar el reto. Más de cincuenta mil elementos de seguridad procedentes de esta iniciativa han sido distribuidos ya desde los almacenes del Hospital San Pedro, pero la cadena sigue en marcha.

De hecho, Grupo Morón ha avanzado este martes que las empresas arnedanas están preparando un segundo envío de tejido hidrófugo con el que se fabricarán nuevos equipos de protección para los sanitarios. Una vez cortada la materia prima en las piezas que componen cada prenda, se reparten entre las entidades colaboradoras para coserlas con la maquinaria que habitualmente guarnece el mejor calzado de España, adaptada para tal fin. De esta cadena solidaria salen cada día 5.000 batas reutilizables, otros tantos gorros y 1.500 patucos.

El alcalde de Arnedo, Javier García Ibáñez, ha indicado a NueveCuatroUno que en esta acción coordinada de las empresas, el Ayuntamiento y el Gobierno de La Rioja está previsto que intervengan doscientas personas para «garantizar el suministro total al personal sanitario de La Rioja y, si fuese necesario, ponerlo también a disposición de otras comunidades que lo necesiten».

«Es una cadena industrial, no solo solidaria», matiza García Ibáñez, señalando que la Administración remunerará a todo el personal implicado en la causa. «Es cierto que no hay un precedente como el de esta crisis sanitaria, pero el de Arnedo siempre ha sido un pueblo solidario, que responde cuando se le necesita. Siempre que se nos requiera, ahí estaremos», indica el regidor.

Y todo, a pesar de que el Covid-19 no está castigando con especial virulencia a la localidad. «La situación en Arnedo es en estos momentos de contención; no tenemos ningún caso positivo en nuestra residencia de mayores, la gente está respetando muy bien el confinamiento y desde el Ayuntamiento nos adelantamos incluso a las medidas recogidas en el Decreto de Estado de Alarma», explica el alcalde, detallando que «los comerciantes y hosteleros acordaron cerrar al público una semana antes de que fuese estrictamente obligatorio».

Y es así cómo uno de los grandes polos industriales de España se ha convertido gracias al coraje y al músculo de su tejido productivo en una de las piezas clave del mayor reto sanitario que ha enfrentado nuestro país en su historia reciente.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir