La Rioja

En busca de la referencia enoturística y gastronómica: un ‘lobby’ riojano

Diferenciación, territorio, cultura, historia… palabras comunes para impulsar el turismo en cada región del planeta que en La Rioja tienen dos claros conceptos: vino y gastronomía. Y a partir de ahí, todo lo que encierran dos amplios mundos con tantas aristas como personas pueblan el planeta. «Cada vez hay más zonas con el vino como reclamo turístico y debemos hablar de lo que no tienen otros. Nuestro problema es de atracción, ya que el grado de satisfacción una vez que vienen los turistas es muy alto», ha explicado el director del Museo Vivanco, Eduardo Díez.

En el marco de la charla ‘La Rioja, referencia enoturística y gastronómica’ celebrada en FITUR, Díez ha puesto el acento en que «deben ir de la mano porque la unión más natural del vino es con la gastronomía». «La mayor parte de nuestros visitantes no son expertos en vino y en esa unión se disfruta mucho más. Eso nos abre caminos», ha añadido, al tiempo que María Urrutia (CVNE) ha destacado que por eso la promoción debe ser conjunta.

El heladero del frío (ahora en Madrid Fusión lo han catalogado como el heladero del big data), Fernando Sáenz, ha incidido en este concepto, colocando en la «punta de la pirámide» a las bodegas: «Ellas hacen un trabajo día a día para salir a vender La Rioja por todo el mundo». «Venden territorio con una materia prima que sale de nuestra tierra y nos tenemos que hacer ‘más radicales’ en esta materia», ha añadido.

El debate ha sido moderado por el portavoz del Gobierno de La Rioja, Chus del Río, donde cada uno de los ponentes ha destacado sus particularidades. «El Barrio de la Estación (Haro) es un lugar única no sólo en Rioja sino en todo el mundo. Grandes bodegas, centenarias y familiares que están juntas». Y como iniciativa bandera, una cata que se ha convertido en una referencia internacional: «La gente nos miró como locos al principio por hacer un proyecto de siete bodegas juntas».

Fernando Saénz ha señalado que su apuesta en Obrador Gate y DellaSera es «transmitir el territorio». «La parte importante es que es un trabajo personal con su parte emotiva y romántica. Hablamos no sólo de vino sino de todo lo que sucede alrededor, desde que se planta la viña hasta que se quitan los hollejos. Eso es lo que nosotros utilizamos para las elaboraciones». ¿Y qué pasa entonces? Que se hace tierra y se hace territorio.

«Además de hablar de tu trabajo, hablas del trabajo del anterior… y el turista va de historia en historia, un circuito bonito en el que se ven muchas casas, pequeñas historias y trabajos», ha detallado, mientras que Eduardo Díez ha indicado que el espectro de clientes es muy amplio: «Hay personas con inclinaciones muy diversas que se acercan a nuestro mundo porque la cultura del vino va desde un bancal en la Sonsierra a una viña extendida a orillas del Ebro».

Y más diferencias como la maceración carbónica, «que no tiene nada que ver con un vino criado», o el mundo del arte al que representa a través del Museo Vivanco: «Es un buen ejemplo donde tenemos tapices, esculturas, cuadros… o la gastronomía, que también es cultura y va desde el trato del vino en la calle Laurel a las estrellas Michelín del Echaurren e Íkaro». «Turísticamente es interesante porque permite tener diversidad de recursos para acercarnos a nuestros potenciales visitantes», ha finalizado Díez.

Peticiones para el Gobierno de La Rioja

«La administración debe ser el nexo de unión entre las plataformas turísticas y los diferentes sectores. En La Rioja, todavía estamos desorganizados entre asociaciones para crear mecanismos autónomos con una dirección consensuada. El Gobierno debe ser el pegamento», ha señalado Fernando Sáenz, provocando la unanimidad de los ponentes. Necesitamos unirnos para crear destino porque el turismo en La Rioja no tiene la tradición de otras zonas de España como la costa», ha declarado Eduardo Díez.

El director del Museo Vivanco también ha hecho énfasis en dar un salto hacia la profesionalización: «Que la administración sea el impulso para unirnos, pero el sector privado tiene que ponerse las pilas y ser generoso. Las bodegas en lo suyo, los hoteles en lo suyo… debemos crear un ‘lobby’ del sector turístico para ser partícipes de la política pública y tomar decisiones de los recursos que tiene la administración».

Comentarios
Subir