La Rioja

Como un burro amarrado… para pasar la noche en Logroño

«Y si sólo tengo amor, ¿qué es lo que valgo yo? Si tengo ganas de bailar, ¿para qué voy a esperar?». Como un burro amarrado, que cantaba ‘El último de la fila’, es la escena que este miércoles por la noche se ha vivido en el parque del Ebro en Logroño. La letra de esta conocida canción es lo que debía pensar el ‘pobre’ animal, que ha pasado la madrugada en la calle junto a un perro.

Ambos son propiedad de un peregrino, que ha pasado la noche en la iglesia de Santiago capital riojana y no ha encontrado un lugar mejor en el que dejar a sus dos acompañantes hacia Santiago. Alertados por los vecinos, varios agentes de la Policía Local de Logroño se han personado en el lugar para comprobar la situación.

Varias personas han comentado que se dieron cuenta de que el burro estaba suelto cuando empezaron a funcionar los aspersores del parque y que alrededor de las tres de la madrugada se volvió a personar la policía en el lugar. Sin actuaciones ni requerimientos de los agentes, el burro y el perro han pasado la noche al raso y este jueves han continuado su camino hacia tierras gallegas.

«Por suerte, esta noche no ha pasado nada. ¿Y si los hubieran soltado o escapado? ¿Y si producen un accidente? ¿Y si al perro lo cogen para peleas?», se pregunta un lector.

Subir