La Rioja

«¿Por qué no nos atrevemos y hacemos un Camero Viejo del siglo XXI?»

El Día del Camero Viejo es ya toda una tradición del verano folclórico riojano. Y el próximo 10 de agosto se celebrará la XXXI edición de esta fiesta que en esta ocasión tiene como anfitrión a la propia cabecera de comarca: San Román.

La intención es, como lo ha sido desde su fundación, aunar a todas las personas que viven en esta parte del valle del río Leza e invitar a que lo descubran personas de fuera, según ha explicado María Sáenz García, miembro de la organización. Aunque este año han optado por una nueva filosofía: la modernización. «Hasta hoy nos hemos dedicado a realizar actividades relacionadas con la artesanía y la tradición, con todo lo que era antes el Camero Viejo», ha explicado la natal de la zona.

Las actividades las realizan los tres entes visibles del pueblo: el Ayuntamiento, la Asociación de Amigos de San Román de Cameros y la Peña los Linares, formada por vecinos del pueblo.

«La edición 31 merece la pena dar una vuelta, que se modernice ¿por qué no además de la comida popular traer unas ‘food trucks’ que es algo mucho más actual?, ¿por qué no hacer conciertos con DJs en vez de bailes regionales?, ¿por qué no una feria de vinos aunque en Cameros no tengamos viñedos? Ha sido todo un ¿por qué no nos atrevemos y hacemos un Camero Viejo del siglo XXI en lugar del pasado?».

Así, este año se podrá disfrutar de actividades como una comida popular, una cata de vinos y cervezas, mercados artesanales, pequeñas teatralizaciones o actividades infantiles. Aunque siguiendo con esta línea de actualización el protagonismo se lo va a llevar el ‘escape room’ que se celebrará los próximos 9, 10 y 11 de agosto.

«Es un juego por equipos, se trata de sacarlo de lo urbano, porque es una actividad que se realiza mucho en las ciudades y convertirlo en algo rural, por lo que seguramente aparecerá algún personaje de nuestro pueblo, se adaptará al entorno en el que estamos» ha relatado Sáenz.

«El juego será apto para todas las edades, aunque se recomienda que los niños vayan acompañados por adultos, hay pistas para todos, incluso los más pequeños puede que tengan más habilidades que los adultos en algunas», ha dicho con misterio la organizadora.

Además, atendiendo a esta nueva filosofía se ha apostado este verano por el cantautor riojano Jorge García, para que llene de música este día tan especial para los vecinos de los Cameros. «Ha sido cabeza de cartel del Actual, creemos que ya tiene muchos fans y que podía hacer algo importante, mantener algo riojano y atraer gente a visitarnos».

Día del Camero Viejo. | Foto: María Sáenz

Redescubrir lugares

Este año también será el primero en el que se celebre un Certamen de Arte Mural cuyo plazo se cerrará el 30 de julio. «Se pretende poner en valor espacios que con el paso del tiempo se han ido deteriorando o que simplemente con la fuerza de verlos constantemente te has acostumbrado a verlos bonitos o feos», ha recalcado Sáenz. «La intención es darle una vuelta y que tanto los lugareños los redescubramos como que sirva de aliciente para que personas nuevas nos visiten».

Además, la de San Román ha afirmado que se han sorprendido por el alcance que está teniendo la iniciativa, siendo tres espacios del pueblo los propuestos por la organización para adornar: un paso entre dos calles, el lateral del centro social y una pared de una casa «que guarda una historia».

Reencuentros y parar los relojes

La historia de María Sáenz es la de muchos cameranos: nació en San Román, donde vivió y estudió hasta los catorce años. «Pero la vida te lleva a residir en otros sitios, ahora, en Logroño». Como ella, han tenido que hacer también las nuevas generaciones del Camero Viejo, zona que revive en el verano, con la vuelta de estas.

«Todos tienen piscinas, instalaciones deportivas… Pero por lo que realmente vamos es por la gente. No importa tanto lo material que haya sino quien haya, vuelves para encontrarte con tus amigos de la infancia, con tu familia y por hacer a tus nuevos amigos partícipes de tu vida del pasado. Reencontrarte con la paz, con la tranquilidad, con la gente, eso es lo que buscamos a volver al Camero viejo» ha admitido con orgullo.

Además de los que un día se vieron obligados a vivir en la capital, ahora son muchos turistas los que quieren disfrutar de los encantos de la vida rural y «llegar a este lugar donde los relojes se paran», como lo ha definido Sáenz. Y es que las casas rurales y la restauración cuentan con éxito, aprovechan los puntos fuertes turísticos. Unas fortalezas que para esta camerana son, principalmente, «la arquitectura tradicional, los paisajes de árboles singulares y las huellas de dinosaurios».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir