El Rioja

‘i+D’ vinícola: eliminan las bacterias de las barricas con ondas de radio

La empresa Cleanwood, que tiene su sede en Lanciego (Álava) ha presentado esta semana ‘ZEROB1’, un equipo que permite la eliminación de la contaminación de microorganismos en las barricas mediante ondas electromagnéticas.

La presencia de ‘brettanomyces’ en la bodega, principalmente en los envases de elaboración y crianza, sigue siendo el principal vector de riesgo en los vinos. Esta levadura, se caracteriza por una actividad fermentativa baja y crecimiento lento, lo que le permite pasar desapercibida en las primeras fases de elaboración de los vinos, frente a otras levaduras más especializadas con alta actividad fermentativa que son las responsables de la fermentación alcohólica.

Finalizada la fermentación alcohólica, y por tanto descendiendo el número de levaduras competidoras, la ‘brettanomyces’ comienza su lento pero continuo desarrollo y contaminación del vino.

Hasta la fecha la metodología de lucha contra la ‘brettanomyces’ era de carácter preventivo en la desinfección de depósitos y barricas; y de carácter curativo, tras su localización en los vinos. En la actualidad, las bodegas no cuentan con herramientas de control definitivas sobre esta población invasiva, siendo principalmente el uso de sulfuroso y de otros productos biotecnológicos (en los últimos años más extendido), los que intentan combatir la problemática. «Estas prácticas», detalla la compañía, «no eliminan la brettanomyces, inhiben o dificultan temporalmente su desarrollo, perdiendo efectividad progresivamente, lo que dificulta su compatibilidad con las crianzas largas de vino».

La tecnología ‘ZEROB1’, se basa en el uso de ondas electromagnéticas con las que se produce la desinfección de las barricas. El equipo, mediante la generación de ondas de radio de alta frecuencia dentro de un campo uniforme, hace que el agua existente en la barrica absorba la energía producida por estas ondas, generando una rotación de la molécula del agua que produce rozamientos y choques, siendo dichos choques los que provocan una vibración molecular que eleva la temperatura dentro de la madera y de los microorganismos logrando su erradicación.

«La clave está en el número de magnetrones, el diseño de su colocación -que crea un campo de trabajo homogéneo de las ondas-, y el algoritmo de control, que garantizan de forma lineal, un tratamiento homogéneo en cada parte de la barrica», apunta Cleanwood.

Ahorro energético

Entre sus beneficios, los desarrolladores de esta tecnología destacan también el ahorro de consumos de agua y energía en las bodegas, dado que «no es necesario el uso de agua en el tratamiento y su eficacia elimina puestos en los trenes de lavado y es mucho más rápido que cualquier otra tecnología alternativa».

Respecto a su precio, la horquilla que ofrece la compañía oscila entre 15 y 25 euros por unidad anual, que «corresponde a soportar un aumento del coste de botella de entre 0,05 y 0,08 céntimos de euro».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir