El Rioja

Hay acuerdo: Rioja ampara el 95 por ciento para uvas tintas

Rioja ampara el 95 por ciento para uvas tintas

Varias intensas semanas de negociación y de incertidumbre después, el Pleno del Consejo Regulador de la DOCa Rioja ha llegado a un acuerdo este viernes para reducir, de cara a la próxima campaña de vendimia, el rendimiento de producción tipo marcado por el pliego de condiciones al 95 por ciento para las uvas tintas (6.175 kilos por hectárea), mientras que para las uvas blancas se mantiene al cien por cien (9.000 kilos por hectárea).

Además, Rioja permitirá un 10 por ciento adicional de uva tinta (entrada en bodega), aunque la mitad que se transforme deberá destinarse a destilación. Así, las cooperativas cumplen con su exigencia de que se permita un 5 por ciento para ‘vino de mesa’.

Dicho acuerdo, que no pudo materializarse en la anterior reunión del pleno celebrada el viernes pasado para fijar las normas de campaña, ha logrado finalmente llegar a buen puerto gracias al respaldo por parte del sector cooperativo riojano y con casi un 85 por ciento de los votos a favor.

Aunque inicialmente la mayoría de cooperativas se resistía a apoyar esa rebaja en el rendimiento amparado, alegando que dicha reducción no contribuiría a reequilibrar la situación de excesos de stocks y bajos precios en la denominación, desde FECOAR han cedido a la «enorme presión» del resto de la mesa.

Reconocen, aún así, que no confían en la eficacia de esta rebaja establecida para controlar por tercer año consecutivo los rendimientos ante las dificultades de comercialización por el entorno macroeconómico actual. A su vez, piden al otro lado de la mesa del Pleno «sensibilidad» con los productores para que no tengan solo unos «precios que permitan su supervivencia sino también su rentabilidad».

Ahora los ruegos vienen por parte del sector productor. Las OPA exigen a las bodegas unos precios más justos para los viticultores, para que se «valore el esfuerzo que está realizando el sector productor para recuperar la sostenibilidad económica del modelo Rioja, con un incremento de costes que el viticultor no está viendo recompensado durante estos años en el precio de la uva”.

Una decisión “difícil” y “responsable”, remarcan desde ARAG-ASAJA, «y sobre la que no había otra alternativa, ya que un exceso en la producción de esta campaña solo generaría volver a tirar los precios”.

La organización agraria ha valorado al mismo tiempo que el acuerdo permita reducir el excedente de producción ya que con ello “se contribuirá a evitar que haya uva o vino de la próxima cosecha que se quede sin comprador”.

La UAGR-COAG, en cambio, ha votado en contra de esta rebaja de rendimientos porque considera «absurdo» introducir, además de un 5 por ciento de uva para vino de mesa, otro 5 por ciento más de uva con destino a la destilación, «máxime cuando se podía haber conseguido una mayoría suficiente para que se permita la entrada en bodega únicamente del 100 por cien del rendimiento (95 por ciento para vino amparado y un 5 por ciento más por ‘circunstancias climáticas’)».

«¿Qué sentido tiene permitir la recepción de 20 millones de kilos de uva con destino a la destilación, si ni sirven para aumentar la calidad del vino de Rioja ni suponen rentabilidad para nadie?», se cuestiona esta OPA.

Subir