Empresas

El ERTE de General Mills, en el aire tras la última reunión celebrada en Calahorra

El Parador Nacional de Turismo de Calahorra ha sido el lugar elegido para que los miembros del Comité de Empresa de General Mills y representantes de la empresa se hayan reunido para hablar sobre el ERTE planteado para los 800 trabajadores de la firma, buena parte de ellos, riojanos.

A pesar de que la reunión estaba prevista para debatir sobre esta regulación temporal de empleo que la empresa planteó la semana pasada, basándose en los problemas de suministro de aceite de girasol motivados por la invasión de Ucrania, también se ha dialogado largo y tendido sobre la huelga que tres de los cinco sindicatos representados en el comité han convocado para los días 15, 16 y 17 de marzo.

De momento, el ERTE sigue en el aire. La misma empresa lo reconocía a NueveCuatroUno a primera hora de la mañana de este viernes: «La fábrica continúa operando con normalidad y por el momento se prevé que así siga siendo. La posibilidad planteada de llevar a cabo un ERTE responde únicamente a una medida preventiva. Solo se produciría en caso de imposibilidad de continuar con la actividad». Así, la factoría reconoce que «está buscando soluciones en el mercado mundial de suministros para mantener la producción y asegurar la normalidad, aunque la guerra de Ucrania ha complicado críticamente la situación».

Y poco más se habló, según los sindicatos, en la reunión sobre el ERTE. «Lo que nos da una idea, como pensábamos, de que era una excusa para meter miedo con respecto a la huelga», explican fuentes sindicales. «No se nos ha entregado ninguna documentación; dicen que lo harán la semana que viene, pero se supone que el ERTE debería comenzar entonces…», añaden, asegurando que de lo que más se ha hablado en el último encuentro ha sido de la huelga.

También por la mañana, representantes de la empresa lanzaron un mensaje sobre la convocatoria prevista para la semana que viene: «En los últimos meses, General Mills ha estado en contacto regular con el Comité de Empresa para alcanzar un acuerdo en relación a la aplicación del acuerdo colectivo existente. Teniendo en cuenta la complejidad del actual contexto económico, General Mills está comprometida en hacer lo correcto. Por lo tanto, tomará un enfoque prudente en relación a las negociaciones, teniendo en cuenta el interés de los empleados al tiempo que hacemos más sostenible el futuro de la planta de San Adrián».

Los sindicatos convocantes, mientras, se mantienen firmes ante la negativa de la empresa a aplicar la revisión salarial sobre el IPC más el 0,5 % pactado hace meses.

Subir