La Ribera

La guerra de Ucrania deriva en un ERTE en General Mills de San Adrián

Las consecuencias económicas de la invasión de Ucrania no han tardado en llegar a La Rioja. Si en un principio varios sectores económicos se podían ver afectados por la paralización de las exportaciones a Ucrania y Rusia Rusia, el primer gran golpe laboral ha impactado al otro lado del Ebro, pero su onda expansiva alcanza de lleno a Calahorra.

La multinacional estadounidense General Mills ha planteado un Expediente de Regulación de Empleo de suspensión temporal de contratos (ERTE) para prácticamente la totalidad de su plantilla en la factoría de San Adrián (Navarra), según ha informado EITB.

La dirección convocó la semana pasada al comité de empresa para anunciar la necesidad de aplicar esta medida debido a las consecuencias que va a padecer la planta por la crisis ucraniana. Fabricante de productos ‘Old El Paso’ (comida mexicana, como tortillas de trigo, maíz y salsas) y ‘Nature Valley’ (barritas de cereales), importa la mayor parte del aceite de girasol de Ucrania. Y es que cada semana se pueden llegar a utilizar 80 toneladas de esta materia prima en la planta navarra.

El conflicto ha cortado de manera ininterrumpida el suministro de este tipo de aceite, que perjudica de lleno a la producción de una factoría que emplea a más de 800 trabajadores y trabajadoras. En un principio, la dirección ha adelantado a los sindicatos que va a proponer un ERTE por causas productivas para aplicarlo lo antes posible y por un plazo de dos meses. La empresa ha calculado que el ERTE podría durar en torno a 42 días.

La dirección y el comité todavía no han iniciado la negociación de este ERTE, ya que la compañía ha citado a los sindicatos a una reunión que tendrá lugar el próximo jueves. La empresa activará el expediente una vez haya concluido la negociación y lo extenderá durante ocho semanas.

Además de utilizar esta herramienta de flexibilidad, la empresa estudia otras alternativas para solventar la escasez de aceite de girasol. General Mills cuenta con una planta en Grecia y se había planteado la posibilidad de transportar excedente de aceite desde esa factoría a San Adrián, pero esa solución solo solventaba tres o cuatro jornadas laborales. La prolongación de la invasión de Ucrania por parte de Rusia puede agravar la situación de las industrias ante los problemas de abastecimiento.

Los trabajadores calagurritanos de la multinacional están a la espera de la reunión del próximo jueves. «De momento solo tenemos constancia por un comunicado que se nos ha enviado, por lo que se comenta en los grupos de WhatsApp y por lo que cuentan algunos medios de comunicación», comenta Marta, una de las riojanas que trabaja desde hace ocho años en la empresa.

Subir