Agricultura

La concentración parcelaria de Mabad-Bustarrío es ya una realidad

La consejera de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, Eva Hita, ha visitado junto con el alcalde de Arnedo, Javier García, las obras finalizadas de la concentración parcelaria de Arnedo Mabad-Bustarrío, que favorecerá la competitividad de las explotaciones agrarias de 433 propietarios.

La zona de concentración de Arnedo Mabad-Bustarrío, que limita con los términos municipales de Bergasa, Tudelilla, Villar de Arnedo, Quel y Calahorra, ocupa una superficie de 1.217 hectáreas, con el nogal, almendro, olivo y viñedo como cultivos más representativos. El Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, ha asumido el coste total de las obras, que han ascendido a 2,4 millones de euros y han tenido un plazo de ejecución de 14 meses.

«La concentración parcelaria tiene como finalidad la ordenación de la propiedad rústica y la mejora de las explotaciones agrarias mediante un aumento del tamaño de las fincas y la reducción del número de parcelas por explotación. El incremento de la superficie por parcela, unido a la mejora de infraestructuras y caminos, favorece la reducción de los costes de producción y una mayor competitividad de las explotaciones», ha señalado Hita.

«Mediante esta concentración parcelaria se ha logrado pasar de más de 3.269 parcelas a 587 fincas de reemplazo, con lo que se ha logrado un índice de reducción de 5,20. Con ello, se ha conseguido pasar de una media de 7,5 parcelas por propietario a 1,35 fincas de reemplazo por propietario y pasar de una superficie media de la parcela de 0,37 has a una superficie media de la finca de reemplazo de 1,94 hectáreas», ha detallado Hita.

Además de los trabajos vinculados al proceso de la concentración parcelaria, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población ha acometido un proyecto de red de caminos y desagües necesarios para atender las necesidades de la zona. «El proyecto ha implicado la construcción de 41 kilómetros de caminos, la apertura de 15 kilómetros de nuevos desagües, la construcción de más de 2.000 metros lineales de caños de distintos diámetros y otros más de 3.000 metros cuadrados de badenes en ríos y barrancos», ha informado Hita.

La consejera de Agricultura ha señalado que, en la misma zona, se está abordando con la Comunidad de Regantes de Mabad-Arnedo un proyecto de modernización de regadío que beneficiará a más de 100 regantes y a 450 hectáreas de cultivo. «Esta iniciativa supone una actuación referente de integración de infraestructuras agrarias. La inversión en modernización de regadío en una zona en la que se ha acometido la concentración parcelaria significa una optimización de las infraestructuras agrarias con el objetivo final de lograr explotaciones de mayor dimensión y más competitivas», ha destacado.

Uno de los pilares normativos de la nueva Ley de Agricultura es la apuesta decidida por la concentración parcelaria, que permita un mejor aprovechamiento, racional y económico de las explotaciones agrarias, incrementando la rentabilidad de la actividad con mejores condiciones sociales y humanas de trabajo, objetivos que están alineados con la estrategia frente al reto demográfico.

«Trabajar en concentrar tierra es trabajar en incrementar la viabilidad de las explotaciones agrarias y dignificar el trabajo del agricultor, así como favorecer el relevo generacional con extensiones de terreno que garanticen el trabajo digno de los jóvenes en la agricultura», ha enfatizado Hita.

El alcalde de Arnedo, Javier García, ha puesto en valor la actividad agraria de la comarca que aporta identidad al territorio. García ha destacado «la apuesta del Gobierno de La Rioja por Arnedo con una inversión que ha permitido satisfacer las necesidades agrarias, hacer más rentables los cultivos, tener infraestructuras agropecuarias muy importantes para los agricultores y, en definitiva, apostar por la agricultura». También ha valorado la inversión en modernización de regadíos en la misma zona a través de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA). García ha concluido que «la agricultura es un yacimiento de empleo y de relevo generacional» en el entorno rural.

Subir