ARTÍCULO PATROCINADO

Riojaventura y El Rasillo: diversión, naturaleza y deporte

*Artículo realizado en colaboración La Rioja Turismo

Verano, calor, tiempo libre, descanso, vacaciones, diversión y naturaleza. ¿Lo quieres todo? La Rioja es tu destino. El ecoturismo siempre ha sido una muy buena elección, pero con una pandemia de por medio, disfrutar de la naturaleza y el aire libre es la mejor alternativa actualmente, y si no, que se lo digan a los turistas locales y foráneos que llegan hasta el Club Náutico El Rasillo o el Parque Aventura «Sierra de Cameros».

Situados en pleno Parque Natural Sierra de Cebollera, más concretamente en Lumbreras, 11.000 metros cuadrados de naturaleza te esperan para disfrutar al aire libre rodeado de belleza en estado puro, practicar deporte y divertirte. Bienvenido a un auténtico parque de aventuras. «Con las últimas reformas hemos ganado en número de circuitos y actividades y la respuesta por parte del público está siendo sorprendente», confiesa Rafael Loyo, gerente del Parque.

Hasta el momento los números sostienen esta sensación ya que «hemos mejorado las cifras, obviamente de 2020, pero, además, hemos superado las de 2019». Los turistas que llegan son, principalmente, de País Vasco, Madrid y Comunidad Valenciana. «En la segunda quincena de julio ha habido un fuerte empuje de la zona de Levante».

Loyo explica que el parque acoge cuatro circuitos, dos de tipo familiar, orientados a los niños acompañados por mayores, y otros dos más deportivos. Y a esto hay que sumarle una tirolina de 30 metros con un desnivel más tranquilo y sin mucha velocidad, y otra de 120 metros en la que el participante sale a 10 metros sobre el suelo. Además, las llamadas ‘zonas compartidas’ donde el visitante podrá disfrutar de la escalada en rocódromo, el ‘tubing’, una pista de 50 metros de descenso con donuts neumáticos, el tiro con arco, el mini golf o el juego de estrategia Archery Tag, «una actividad semejante al Paintball pero utilizando arcos y flechas con puntas de espuma donde los participantes llevarán a cabo estrategias de combate táctico».

La esencia de parque familiar no ha variado, pero «con las nuevas incorporaciones hemos ampliado el abanico de participantes. A día de hoy es una actividad que llama mucho la atención a los jóvenes de entre 25 y 35 años. Si algo tiene de bueno es que estamos completamente abiertos a que las personas pasen con nosotros una sesión completa, de mañana o tarde. El parque abre de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 y en esos tramos «recomendamos que, como mínimo, se queden dos horas, aunque muchos se quedan la sesión completa».

Rafa subraya que «es un lujo disfrutar del espacio que nos rodea, mucho más abierto ahora si cabe porque anteriormente eran torres con cuatro postes, sin embargo hemos pasado a un único poste de árbol gigante de pino y la visual de la panorámica es maravillosa». Y para los menos atrevidos, «o esos abuelos que vienen a pasar el día con la familia», el parque ha colocado mesas de picnic con sombrillas, cada una asignada al grupo que haya hecho la reserva para entrar en el recinto.

Un paraíso acuático

Amantes de la naturaleza y la práctica de los deportes náuticos: El Rasillo es vuestro paraíso. Ubicado en el embalse González Lacasa, rodeado de extensos pinares, a mil metros de altitud, en pleno valle alto del Iregua, este espacio afronta este verano como «una vuelta a la normalidad», tal y como afirma Piru Sáenz-Torre, responsable de las actividades acuáticas. Eso sí, hace falta que el tiempo acompañe.

La forma más familiar y fácil de ponerse en contacto con el medio son los hidropedales. «Cuentan con cuatro plazas. Te sientas, le das a los pedales y sin ningún riesgo de vuelco das un paseo por el pantano. Y al mismo tiempo sirve de plataforma de baño, donde podrás subirte y bajarte por sus escaleras las veces que quieras». Una vez dado el primer paso, vamos con algo más deportivo: las piraguas individuales o dobles que se pueden convertir en triples acoplándoles un pequeño asiento para los peques.

Pero lo que más se ha puesto de moda en los últimos tiempos es el SUP. Prueba tu equilibrio desplazándote por el agua de pie encima de una tabla. No necesitas olas para disfrutar de este nuevo deporte llegado desde Hawai, solo remar. «Es el deporte revelación, tanto por la flota que hemos ido incorporando de tablas rígidas e hinchables como por la práctica de los aficionados que llegan con la suya propia». Y aquí llega la gran novedad de este verano: la tabla SUP XXL, con capacidad para diez personas, «lo que supone un extra y una maravilla para los grupos de amigos, que pueden ir todos juntos y divertirse más».

El Club náutico es «completamente polivalente, ya que tienes de todo y para todos. El público es muy variopinto: grupos de amigos, parejas, familias… en cada mes hay un perfil diferente. Julio es más de campamentos y turistas de albergue pero en agosto ya llegan los veraneantes ‘de toda la vida’ que tienen por aquí sus segundas residencias». País Vasco, Madrid y Cataluña vuelven a llevarse la palma aunque «estamos notando últimamente mucha gente de Levante que huyen del calor tórrido por las noches y aquí se sorprenden cuando por la tarde tienen que sacar la chaquetita».

Y otra de las novedades que seguro dan un empujón a las visitas al Rasillo este verano es la puesta en marcha de un autobús «que llega hasta el náutico al menos tres veces por semana y ahora en agosto también sábados y domingos. Es una muy buena opción para esos jóvenes que no disponen de coche y pueden llegar aquí a las 11:30 horas y estar hasta las 20. Esto le ha dado una vida tremenda a las cuadrillas de chavales».

Piru invita a todos a conocer o repetir «en esta zona tan privilegiada con unas vistas increíbles», eso sí, «que la gente se divierta con prudencia. Estamos en el agua y siempre hay que tenerle respeto».

Subir