La Rioja

Los ecologistas denuncian a Logroño y Murillo por sus obras fluviales

Amigos de la Tierra La Rioja recurre a la Fiscalía ante las últimas «agresiones» hacia los ríos riojanos. En concreto por dos actuaciones realizadas a lo largo de este año: una en el río Iregua a su paso por el Parque del Iregua, llevada a cabo por el Ayuntamiento de Logroño; y la otra en el río Jubera, realizada por el Ayuntamiento de Murillo de Río Leza.

En el caso del Iregua, la organización ecologista señala que el consistorio logroñés «se ha amparado en la figura legal de ‘obra de urgencia’, cuando dicha necesidad no se justificaba, para desviar el río bajo el puente de Avenida Zaragoza en una zona y época sensibles para la fauna silvestre, alterando el cauce por completo tan solo para reparar una escollera que sustenta un camino peatonal».

Además, y pese a que no se contemplaba en el Proyecto de la obra, «se realizaron dos motas de tierra que, a día de hoy, permanecen en el lugar. Estas acumulaciones de roca y tierra, materiales extraídos de forma agresiva del cauce, alteran por completo la dinámica del ecosistema y suponen un impacto muy grave para la fauna del lugar, rompiendo la continuidad de la orilla y aislando la zona terrestre de la acuática, siendo esta transición vital para sustentar la riqueza biológica de las riberas».

Amigos de la Tierra confirma que la Consejería de Transición Ecológica y Sostenibilidad les indicó mediante una resolución del Consejero el 28 de abril de 2021 que no se disponía de la información sobre las obras ejecutadas en el Iregua, en el puente de Avenida de Zaragoza, por lo que resultaba materialmente imposible para la Administración trasladarles una información de la que «no tenemos constancia.”

Además, el colectivo denuncia que no se ha realizado ningún tipo de evaluación ambiental de esta obra sobre el medio natural, aún cuando «ha afectado a especies en peligro crítico de extinción como el visón europeo (Mustela lutreola) y otras especies en diferentes grados de conservación como la nutria (Lutra lutra), madrilla o loína (Parachondrostoma miegii), etc. Incluso se ha destruido una zona donde existían frezaderos de trucha (Salmo trutta), que son los lugares donde estos peces se reproducen, y que cada vez encuentran menos zonas aptas en este y otros tramos».

Por otro lado, en el río Jubera, el Ayuntamiento de Murillo de río Leza realizó, «sin ningún tipo de estudio de impacto ambiental, ni proyecto, ni tan siquiera exposición pública, el encauzamiento de un tramo de este río. Se pasó de un cauce ancho, relativamente natural, a un canal de poco más de un metro de sección, empleando para ello maquinaria pesada que alteró por completo el lecho del río».

Estos son solo dos ejemplos de las muchas actuaciones que distintas administraciones vienen realizando en los ríos de la comunidad, «destruyendo poco a poco uno de los ecosistemas más degradados, pero al mismo tiempo más valiosos, las riberas. Queremos que la fiscalía investigue estos hechos que para esta esta entidad constituyen sendos delitos ecológicos contra nuestro medio natural».

Subir