Gastronomía

Mario Palacios vuelve a conquistar ‘MasterChef’ con unos «finos» chipirones

«Si lo veo solo por la calle, no lo conozco. ¡Cómo ha crecido!». Cuántas veces habremos escuchado esta frase en boca de ‘la amiga de la abuela’, pero este martes, la expresión recorrió la cabeza de todos aquellos que vieron la tercera entrega de esta nueva edición de ‘MasterChef’.

Siete años después de proclamarse campeón con 12 años de la primera edición de ‘Masterchef Junior’, el riojano Mario Palacios, volvió a hacer gala de su sencillez, espontaneidad y talento en los fogones que años atrás conquistaron a medio país. Su vuelta a las cocinas del talent volvió a impresionar a los exigentes jueces que, tras probar su chipirón marcado a la plancha con velouté de tinta de calamar y un toque lácteo en forma de espuma, coincidieron en calificarlo como «un plato muy fino». Pepe Rodríguez no dudó en preguntarle al logroñés si «¿este plato se lo haces a tu novia? Porque es un platazo».

La noche arrancó con la elaboración de platos dulces y salados, categorías otorgadas al azar por el humorista, actor y presentador ‘El Monaguillo’, también invitado al programa, con ingredientes como arroz, espelta, cáñamo, quinoa, anacardos, mijo, lino y castañas. La propuesta de Mario sorprendió a todos: praliné de harina de nuez bizcocho húmedo de harina de nuez, helado de chocolate con leche y albahaca, aire de limón y brotes de albahaca. Los propios aspirantes alucinaron con la creación e incluso confesaron «ser muy fan de Mario porque tiene esa chispita de chico malo y me encanta», como aseguró la concursante gallega Ofelia.

Antes de despedirse del programa que le marcó el camino, Mario ha querido dejar un ‘recadito’ a los más peques de la casa. «Para todos los que estén dudando si apuntarse o no a ‘MasterChef Junior’ y les encante la cocina, adelante. Aquí se lo van a pasar increíble y van a aprender mogollón».

Subir