La Rioja

Las obras del Puente de Piedra encaran su recta final

Los concejales del equipo de Gobierno Kilian Cruz-Dunne, Amaia Castro y Rubén Antoñanzas han visitado este jueves la obra de restauración del Camino de Santiago a su paso por el Puente de Piedra. Esta afronta su recta final para que esta importante infraestructura pueda a estar de nuevo abierta al tráfico rodado y peatonal.

Las obras comenzaron el 20 de abril y garantizarán la accesibilidad y seguridad que actualmente este puente no ofrecía al peatón para conectar el Casco Antiguo y el barrio de El Campillo a través de aceras más seguras.

Cruz-Dunne, junto a representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos de La Rioja y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Logroño, ha destacado que «somos conscientes de que esta intervención ha ocasionado molestias a los vecinos de los barrios del norte de Logroño que habitualmente transitan por esta vía. Agradecemos su paciencia y su buena actitud antes la ejecución de este proyecto que, se está desarrollando según los plazos previstos y que volverá a estar en activo en las próximas semanas».

El puente y sus estribos contaban con zonas muy afectadas por manchas de humedad que provenían de los rellenos de las bóvedas y de los muros de contención. Para solventar este problema, se ha realizado una limpieza con chorro de arena y un tratamiento hidrofugante con nanopartículas para recuperar las zonas más afectadas. En cuanto a los sillares, algunos presentaban serios problemas de erosión, bien por impactos producidos por diferentes materiales en épocas de crecida del río o bien por la humedad combinada con la temperatura ambiente.

La plataforma superior del puente, sobre la que se está trabajando actualmente, cuenta con una distancia total de 200 metros, cuyo firme está siendo sustituido. Tras esta intervención, contará una calzada de 6 metros dividida en dos carriles de circulación de vehículos (anteriormente de 5,6 metros), que dejarán de estar separados por una mediana; así como con dos aceras de 1,52 metros de ancho cada una (frente a los 1,45 metros de las anteriores, envejecidas y con varias reparaciones) con baldosas de granitos naturales. Entre estas aceras y la calzada se dispondrán, además, sendas filas de bolardos para separen los tráficos rodados y peatonales.

El puente continuará iluminado por 16 farolas, a las que se les aplicará el tratamiento de restauración apropiado y se incorporarán luminarias de tipo LED para garantizar un consumo responsable sin perder calidad de iluminación. Además, contará con cableado de fibra óptica para dar un mejor servicio de telecomunicaciones a los barrios del norte de la ciudad.

El proyecto está siendo ejecutado por la empresa CJM Obras y Gestión Sostenible, S.L. por un importe de 906.275,42 euros (IVA incluido), de los que 509.794,81 euros serán financiados gracias al Programa 1,5 por ciento Cultural del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el resto irán con cargo al presupuesto municipal.

Subir