Deportes

Íñigo López: «No hay amaños; los jugadores se miran a los ojos y ya está»

Foto: LaLiga

El exfutbolista Íñigo López (Logroño, 23 de julio de 1982), imputado en la Operación Oikos por el presunto amaño del Huesca-Nástic, ha declarado en el juzgado con mensajes muy contundentes; tal y como ha adelantado El Mundo.

En primer lugar, ha negado que un pacto de caballeros sea un amaño, poniendo ejemplos: «No hace falta hablar nada, con mirarte a los ojos sabes lo que hay. Se dan ejemplos todos los años. Este año hemos visto algo similar en el Cádiz-Albacete. En la última jornada el Cádiz ya era primero y el Albacete estaba en descenso. Ganó el Albacete. ¿Estaba amañado el partido? No. Se miran los jugadores a los ojos y ya está».

No se ha limitado a ello el riojano, poniendo más ejemplos de equipos de Primera División: «En un Atlético-Real Sociedad, a ambos les valía el empate para lograr sus objetivos y empataron. ¿Estaba amañado? No». O incluso sobre el Real Madrid: «En los partidos disputados después del COVID, ganó diez seguidos y el último, en el que ya no se jugaba nada, empató con el Leganés. A mí me parece significativo. No es que se dejen perder, pero bajan el pistón. No significa que estén amañados».

Cronología resumida de la trama

La polémica saltó durante el Huesca – Nástic de Tarragona, última jornada de la Segunda 2017-18; tras un cambio muy llamativo de las cuotas de las apuestas durante el encuentro. López reconoció en una entrevista al Diario El Mundo un pacto entre altoaragoneses y tarraconenses, con el fin de que saliera beneficiado quien tuviera algo en juego. El defensa fue acusado por su participación en una organización criminal para amañar partidos. Poco después, fue puesto en libertad con cargos tras abonar una fianza de 75.000 euros.

Días más tarde, la Cadena Cope destapó otra causa contra el logroñés: venta fraudulenta de vehículos de alta gama. Con el paso del tiempo, la Policía siguió investigando una compleja trama, con los ex profesionales Carlos Aranda y Raúl Bravo en la cima de la organización, realizando el papel de «malos». El riojano se situaba en un escalón inferior y presuntamente, realizaría el papel de intermediario en la captación de jugadores para amañar partidos a través de las apuestas deportivas. Un cometido que habría realizado frente a Samu Sáiz (Getafe) y Carlos Caballero (Fuenlabrada), según reflejó el Diario El País.

Pese a todo este escándalo judicial , el jugador continuó su trayectoria profesional. Del Huesca pasó al Extremadura y posteriormente, desembarcó en el Deportivo de la Coruña. Poco duró su etapa en tierras gallegas, ya que en verano de 2019 pasó a formar parte del San Sebastián de los Reyes de Segunda B. Jugó siete encuentros en el club madrileño y durante el pasado invierno quedó libre. A sus 38 años, espera otra oportunidad en el mundo del fútbol.

Subir