La Rioja

Adrenalina, diversión y naturaleza: el triple goce en La Rioja más ‘brava’

Bienestar, aventura y diversión. Tres condiciones indispensables para los amantes de las actividades deportivas al aire libre. De un tiempo a esta parte las opciones para gozar en comunión con la naturaleza se han multiplicado y lo que antes  se reducía prácticamente a senderismo, acampada y bicicleta, ahora se ha convertido en un mundo infinito de posibilidades.

Espeleología, rafting, surf, caída libre, parapente, barranquismo o canoraft son algunos de los deportes que combinan acción y aventura aprovechando los recursos del entorno natural en el que se desarrollan. La Rioja es uno de esos escenarios que, aunque algunos no lo crean, tiene todo lo necesario para brindar una experiencia inolvidable.

Hace ya quince años, una pareja de jóvenes emprendedores amantes de la naturaleza y los deportes de aventura quiso experimentar y comprobar cómo La Rioja reaccionaba a esta propuesta. Así nació Moscaventur, una empresa de actividades de ocio que, encabezada por Liliana Bretón, quiso aprovechar «los infinitos recursos naturales que tenemos en nuestra tierra y muchos desconocen, entre ellos uno de los mejores descensos de toda España, a escasos diez minutos de Logroño: el río Iregua».

Entre los deportes acuáticos estrella en la región encontramos el rafting. Una actividad donde la magia del agua, los rápidos o las inesperadas olas forman parte de un recorrido que, de otra forma, no se podría descubrir. «Tenemos un río muy noble en el que no hay ningún peligro y además es muy técnico para el trabajo de los guías titulados». Estos últimos acompañan siempre a los clientes en cada una de las actividades que desarrollan, ya que «para nosotros la seguridad es fundamental. Lo más importante es que los que se acerquen hasta Moscaventur se sientan cómodos y muy, muy seguros», cuenta Bretón.

Antes de llevar a cabo la aventura del rafting, los guías, «que conocen a la perfección el río y saben manejar las barcas», realizan un pequeño ‘cursillo’ de seguridad donde se explica todo lo que el cliente debe hacer y las órdenes que tiene que seguir para que disfruten lo máximo sin riesgos. «Antes de hacer la bajada se hace una serie de prácticas en la zona del embarque para saber cómo hay que remar y las indicaciones recomendadas».

Sin salir del agua, Moscaventur propone una actividad novedosa traída de Estados Unidos: el river tubing. «En este trabajo nos tenemos que adaptar siempre a los recursos con los que contamos, y cuando no hay suficiente caudal para hacer rafting desarrollamos esta modalidad». Se trata de una especie de ‘donuts’ en el que «la gente va equipada con neoprenos completos y, como herramienta, un remo. Hacemos bajadas de aguas bravas y es muy divertido porque no es necesaria ninguna experiencia para disfrutar como el que más».

Para los más atrevidos

El barranquismo requiere una experiencia superior, ya que se practica entre los cañones de La Rioja. «Utilizamos diferentes técnicas dependiendo del grado de dificultad del barranco. Caminar, destrepar, deslizarse por los toboganes naturales que el agua ha ido tallando con el tiempo o saltar a pozas cristalinas hace de esta actividad una experiencia única».

Pero si hay un deporte de aventura que destaca entre todos, ese es el puenting. Deporte para valientes que pone a prueba la osadía y adrenalina de todo el que la prueba. «Esta experiencia no exige tener una forma física específica, tan solo se necesita decisión para realizar el salto y estar preparado para vivir un momento inolvidable». La actividad se lleva a cabo en el Puente de Jubera (35 metros) y en el de Enciso (60 metros), aunque en este último «todo depende de cómo esté el nivel de la presa».

Lliliana hace hincapié en la importancia de la seguridad en cada una de las actividades que realizan. «En todas hay guías especialistas y en el puenting no iba a ser menos. Para este deporte siempre estamos dos personas, porque cuatro ojos ven más que dos y lo que hace uno lo revisa el otro, y viceversa».

La mayor parte de las actividades ofertadas cuentan con varios niveles o grados de dificultad para poder elegir en función de la experiencia Y para todas, «un equipo profesional titulado, polivalente y amante de los deportes de aventura, harán que tengas una experiencia difícil de olvidar».

Subir