ARTÍCULO PATROCINADO

Museo Vivanco: enoexperiencias adaptadas a los nuevos tiempos

*Artículo realizado en colaboración con La Rioja Turismo

Un sábado cualquiera de julio el prestigioso y reconocido Museo Vivanco tendría una media de 300 o 400 personas recorriendo sus salas de degustación, visitando el repertorio artístico y paseando por los viñedos que rodean las instalaciones. Este año, sin embargo, las reservas «se miden a cuentagotas».

Desde el próximo 1 de julio, el referente enoturístico en Rioja reabre sus puertas para dar comienzo a una serie de enoexperiencias adaptadas a los nuevos tiempos. Las restricciones de aforo, la obligatoriedad de reservar vía ‘online’ y la promoción de las visitas en viñedo al aire libre serán las claves de esta nueva etapa que afronta Vivanco. Una nueva etapa donde la tecnología tomará poder frente al papel para «evitar transacciones directas».

«Desde que anunciamos nuestra apertura hemos recibido muy pocas reservas para julio, así que a este mes le va a costar arrancar. Confiamos en que agosto y septiembre se recupere mucho más y todo indica que serán buenos meses si la situación sanitaria no retrocede. Va a ser la evolución de la epidemia quien marque el ritmo de recuperación», señala el director de enoturismo del Museo Vivanco, Eduardo Díez.

Foto cedida por La Rioja Turismo.

Entre abril y octubre es cuando la bodega registra cerca del setenta por ciento de su actividad enoturística, por lo que «ha sido un golpe fuerte». Así que toca avanzar con cautela, «fijando calendarios mes a mes» y con la finalidad de «recuperar la confianza de la gente con todos los protocolos y medidas de seguridad oportunas», resalta el director.

Díez asegura que los aforos «no son un problema», aunque se han fijado limitaciones para diez personas en el museo y para quince en bodega. Sin embargo, el potencial a explotar esta temporada van a ser las visitas a los viñedos, incrementando el tiempo destinado. Asimismo, los servicios de gastronomía se verán reducidos y en los casos de los cursos de las catas de iniciación de cada sábado, suprimidos.

Las modificaciones no afectarán a la degustación de vinos en las salas, «una actividad clave en las visitas», pero sí contará con sus pertinentes restricciones. Las actividades infantiles y las visitas más ‘vip’ que conllevan un mayor nivel de interacción también se verán canceladas hasta nuevo aviso.

Los horarios de visitas, además, sufrirán modificaciones durante el mes de julio, «de momento», pasando a ser de miércoles a domingo y solo en horario de mañana, de 11:00 a 15:00 horas. «Se trata de cumplir con las medidas de seguridad establecidas por las autoridades pero sin dejar de lado el espíritu enoturístico de la bodega. La incertidumbre nos acompaña día tras día pero no nos detenemos».

Próximos horizontes

El pasado 20 de junio el Museo era reconocido con el Premio Manuel Llano Gorostiza de la Academia de Gastronomía Vasca por su labor de divulgación de la Cultura del Vino, un galardón que les pilló de sorpresa pero recibido «con mucha gratitud». Sin próximas candidaturas, la bodega asegura que «ahora la cabeza está puesta en otro sitio».

En cartera se quedan nuevos y atractivos proyectos de inversión que el Museo tenía previstos para este año. «El desarrollo del turismo de empresas cuenta con un gran potencial aquí en Rioja y siempre lo hemos considerado una puerta importante a explotar. Ello conlleva también varias inversiones en espacios de la bodega, pero ahora todo eso se ha quedado en un segundo plano y toca centrarse en ajustar la oferta turística actual a las nuevas circunstancias», señala Díez.

*Descubre todas las bodegas que puedes visitar en La Rioja Turismo.

Subir