Salud

El médico agredido en Ausejo: «Si no se actúa puede ser más grave»

Los hechos que se sucedieron en la madrugada de este martes en el consultorio médico de Ausejo no han pasado desapercibidos ni en la comunidad sanitaria ni entre la sociedad. Este jueves, frente al Centro de Salud de Corera, los vecinos del municipio han querido homenajear con aplausos la labor sanitaria de los dos profesionales agredidos.

Lo que comenzó con una simple revisión a las dos de la madrugada a una menor de 14 años por dolor abdominal, terminó con varios agentes de la Guardia Civil tomando declaración a los sanitarios atacados, el médico titular del consultorio médico de Corera, Alejandro Paradiñeiro, y el enfermero que le acompañaba, así como al presunto agresor, que fue detenido minutos después.

«La niña acudió muy nerviosa, pero no apreciamos que estuviera especialmente mal. Además, a la mañana siguiente le invitamos a volver a acudir a la consulta para asegurarnos del diagnóstico, pero no apareció ni tampoco ha acudido a Urgencias. Le hemos perdido la pista», apunta Paradiñeiro. El susto se lo guardan para ellos, pero realmente vivieron momentos de tensión cuando, «después de llamar al timbre de una forma imperiosa, entró un grupo numeroso de hombres alterados».

Fue el padre de la menor quien arremetió contra los profesionales golpeándoles e insultándoles. «A mí me dieron un puñetazo y me rompieron las gafas después de intentar tirarme al suelo, mientras que a José Luis le provocaron erosiones en la piel. A pesar de eso, cuando los acompañantes sacaron al hombre fuera del consultorio, continuamos atendiendo a la menor, aunque el agresor volvió a entrar para pedirnos nuestras identificaciones ya que quería denunciarnos», relata el médico.

Para sorpresa de Paradiñeiro, uno de los hombres le advirtió de que el padre estaba ebrio, cuestionando la actitud de enfado y alteración de los dos sanitarios. «¡Además tendremos que disculparle el hecho de que actúe de esa forma tan violenta solo porque ha bebido!», manifiesta el medico agredido.

Sucesos que no son generalizados pero que demandan una actuación inminente. Así lo considera el facultativo agredido: «Más allá de alterarnos, hay que tomar medidas eficaces. Tal vez haya sido un problema que ha estallado en una zona pequeña y por eso la gente se ha irritado tanto. Al fin y al cabo, somos sus sanitarios de toda la vida. Si no se actúa adecuadamente, puede ser más grave. Nosotros tenemos la jubilación a la vuelta de la esquina, así que el problema lo tienen más los jóvenes que nos suceden. Hay que prevenir lo que pueda ocurrir de cara la futuro».

Repulsa generalizada

Este jueves la presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, ha manifestado su «repulsa» ante lo sucedido, añadiendo que el Ejecutivo ha iniciado una investigación al margen de la realizada por la Guardia Civil. Asimismo, la consejera de Salud, Sara Alba, ha referido su apoyo a los sanitarios agredidos: «Vamos a investigar con la contundencia necesaria y pondremos a su alcance todas las medidas necesarias para proteger a nuestros profesionales».

Los sindicatos CSIF y UGT La Rioja exigían durante este miércoles a la Administración la adecuación de las instalaciones sanitarias para que sean espacios seguros en los que se pueda «asegurar la integridad de los trabajadores públicos” y “evitar buena pararte de las agresiones que se registran actualmente».

Subir