La Rioja

El ‘Triángulo de la Pantaloneta’ vuelve a despistar camiones en La Rioja

Creíamos que su ‘magnetismo’ se había extinguido. Que los carteles instalados en la vereda del camino en varios idiomas habían hecho su ‘magia’ y habían relegado el problema a un mero chascarrillo del pasado. Pero no. Quién sabe si ha sido por el misticismo de la Semana Santa, por el estado de alarma o por la superluna de abril, pero el hecho es que el ‘Triángulo de la Pantaloneta‘ ha vuelto a enloquecer a transportistas extranjeros a su paso por La Rioja.

Ha ocurrido esta semana en Berceo y la víctima es el conductor bielorruso de una cabina matriculada en Lituania por una compañía danesa, para añadirle tintes más surrealistas a la historia, que incluye nuevas subtramas respecto a las precedentes. «En vez de tirar por la carretera por la que normalmente se perdían, la que va a Lugar Del Río, se metió por el desvío al monasterio de Suso», relata a NueveCuatroUno uno de los testigos presenciales del suceso.

Oliéndose ‘la tostada’, el forestal de San Millán de la Cogolla le evitó un disgusto al transportista e interceptó el vehículo -con la ayuda del concejal de la localidad- antes de que a buen seguro acabase atrapado en alguna pista en el monte.»Como no podía dar la vuelta, bajaron por los caminos de la parcelaría hasta Berceo, donde intentaron darle indicaciones», relata nuestro testigo.

Siendo bielorruso, nuestro amable lector comprenderá que las indicaciones no fueron sencillas, por lo que recurrieron a la ayuda de un vecino de Berceo, de nacionalidad ucraniana. Más picante a la receta. Aun así, las incógnitas empezaron a despejarse. Lograron descifrar que el transportista iba camino de Dinamarca (donde está radicada la empresa para la que trabaja), pero la ruta que le fijó la compañía no auguraba un final feliz pasando por La Rioja.

He aquí el denominador común entre todos los transportistas perdidos en el ‘Triángulo de la Pantaloneta’: «Necesitaba gasolineras específicas de su compañía» y algunos GPS siguen marcando en las rutas un inexistente surtidor en las cercanías de San Millán de la Cogolla (la verdadera resultó estar en Albelda).

Al final, no hubo que movilizar a ninguna grúa especial por la buena acción del forestal, el concejal y los vecinos de Berceo, pero recomendamos a los transportistas extranjeros que agudicen los sentidos: el ‘Triángulo de la Pantaloneta’ vuelve a estar travieso.

Subir