Agricultura

El campo riojano apuesta por «más diálogo» y menos movilizaciones

Ante el anuncio de movilizaciones por parte de UGT en el sector agropecuario, la parte empresarial compuesta por la Asociación de Industrias Agropecuarias de la FER, ASOCHAMP, ARAG-ASAJA y UAGR ha hecho este viernes un llamamiento «a la reflexión» sobre la situación en la que se encuentra el sector.

En primer lugar, «nos encontramos con empresas agrarias que observan cómo los precios que se pagan por sus productos siguen descendiendo y son más bajos que hace diez años, en sectores como el cereal, o la remolacha, o la fruta, o la ganadería», indica el comunicado conjunto de estas tres organizaciones.

También señalan que «estamos afectados por problemas adicionales como el fuego bacteriano sufrido por los frutales o los daños por fauna en las explotaciones agrarias o fenómenos climáticos extremos que merman nuestras producciones».
«Lamentablemente, el sector agropecuario está debilitado muy gravemente por competencia de producciones con menor precio, que proceden de otros países con costes laborales muy inferiores a los nuestros, y que cuentan con exigencias ambientales y fitosanitarias muy por debajo de las que marca la Unión Europea», indican.

La consecuencia de esta situación se refleja en unos precios cada vez más bajos para los productores. Los hábitos de consumo «están cambiando por unos precios muy reducidos que se convierten en un factor determinante en la decisión de compra». Esto «ocurre con mayor intensidad en La Rioja y en España que en otros países de nuestro entorno, nuestro consumidor se fija sobre todo en el precio a la hora de seleccionar uno u otro producto en su cesta de la compra».

«Este panorama -prosigue el comunicado- es todavía más crudo si consideramos que el presupuesto destinado a la PAC va a verse minorado en una cuantía importante, se habla de un 14 %. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones, las ayudas procedentes de la PAC suponen el beneficio que ve el agricultor o el empresario agrario (ambas figuras confluyen) por mantener su explotación, en los casos en los que tenga derecho a recibirla».

El deseo del sector agropecuario es «que los agricultores y empresarios agrarios perciban precios justos por su trabajo y por sus productos», para lo que «es positivo que la Administración pública establezca medidas encaminadas a ese objetivo».

«Con unos precios más justos mejorarán claramente las condiciones de todos, también de los trabajadores del sector que no poseen una explotación y que trabajan en el campo. La situación se está volviendo dramática en muchos casos, como podemos ver en las fuertes protestas que se están produciendo en el sector agrario», señalan.

Ante el anuncio de movilizaciones, «más diálogo»

Mientras tanto, la parte sindical reclama que se negocien mejores condiciones para sus trabajadores, bajo la amenaza de movilizaciones. «Y la realidad es que el convenio colectivo agropecuario de La Rioja, -que es un convenio extra estatutario-, es el que tiene el salario hora más alto de España, aun cuando finalizó ya hace mucho el período para el que fue establecido; no habiéndose visto afectado por los incrementos del SMI recientes».

El convenio establece de forma adicional otras mejoras al salario base que son reseñables, como son las siguientes:

– Una antigüedad que, de forma progresiva, desde los dos años hasta los 43 años de antigüedad alcanza hasta el 56% de incremento de salario», señalan las organizaciones agrarias.

– La obligatoriedad de ofrecer alojamiento al trabajador de temporada, (un aspecto que no se pone en entredicho), pero que es un derecho no generalizado y no recogido en la mayoría de los convenios provinciales del sector agropecuario de nuestro país.

«Es verdad que la Denominación de Origen Calificada Rioja ha dado valor añadido a nuestra producción de uva. Esta es una de las razones por las que nuestro convenio es el más alto de España junto con el de Alava. Sin embargo, tenemos hoy diferentes amenazas sobre el sector vitivinícola de la región (aranceles de EEUU, Bréxit, reducción del consumo nacional, etc), que hacen temer que el futuro no sea tan halagüeño», apuntan.

Por el contrario, «hay otros sectores del campo riojano que se han visto estrangulados por este mayor coste salarial, en relación a otras zonas de competencia de nuestro entorno, como Lérida o Aragón con la fruta; Castilla la Mancha con el champiñón o Andalucía y Murcia con la Hortaliza».

«Nuestra voluntad negociadora no puede ponerse en entredicho tras el tiempo y trabajo invertido en las reuniones ya mantenidas y las propuestas efectuadas también desde la parte empresarial, no habiendo sido aceptadas. La parte empresarial del convenio agropecuario sigue dispuesta a continuar con las conversaciones, con el objetivo de alcanzar un acuerdo positivo para todos, pero apelamos a que este problema se aborde desde la sensatez, y sin asfixiar más aún a gran parte de nuestros agricultores y empleadores agrarios», concluyen.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir