ARTÍCULO PATROCINADO

Los diez «mandamientos» para consumir Aceite de La Rioja

*ARTÍCULO REALIZADO EN COLABORACIÓN CON ACEITE DE LA RIOJA

El cultivo del olivo en La Rioja se remonta a siglos atrás. Las condiciones climatológicas y el tipo del suelo de la región confieren al Aceite de La Rioja un sabor frutado con notas aromáticas muy peculiares y un ligero toque amargo.

Alimento presente en todas las recetas gastronómicas y tesoro de nuestra dieta Mediterránea, el Aceite de La Rioja lleva consigo numerosos beneficios. Si todavía no te has convencido, aquí tienes diez motivos por los que no puedes dejar de consumirlo:

1. Es un alimento saludable. Como buen aceite de oliva virgen extra, el aceite riojano otorga grandes beneficios para la salud, ya que posee unos niveles de ácido oleico superiores a aceites de similares características.

2. Versatilidad en la cocina. En crudo, con verduras y ensaladas, carnes o pescado, pero siempre resaltando el sabor de los propios alimentos. Además, en lo referente a frituras crea una capa protectora que conserva los jugos del alimento y en postres, aporta matices diferentes.

3. Excelentes cualidades organolépticas. Con unos aromas peculiares y un picor y amargor suave al paladar, el Aceite de La Rioja se caracteriza por ser un producto con gran aceptación entre los consumidores.

4. Gran variedad de aceites. La Denominación de Origen Protegida (DOP) Aceite de La Rioja alberga aceites con matices muy diferentes elaborados con distintas variedades. De esta forma encontramos caldos de coupage de variedades autóctonas y también monovarietales de royuela, arbequina, empeltre, picual e, incluso, redondilla, la variedad más castiza y autóctona que se está recuperando tras las creación de la DOP Aceite de La Rioja.

5. Calidad contrastada. Aceite de La Rioja es una marca de calidad, con Denominación de Origen Protegida acogida a la Unión Europea. Este sello de Denominación garantiza tanto la calidad (el producto ha sido elaborado bajo estrictos controles a lo largo de todo el proceso, desde el campo hasta la comercialización) como el origen del producto.

6. Emblema de nuestra tierra. Las marcas de aceite acogidas a la DOP Aceite de La Rioja han obtenido numerosos premios nacionales e internacionales, contribuyendo así al buen nombre de nuestra tierra más allá de nuestras fronteras.

7. Precio competitivo. El Aceite de La Rioja no tiene un precio muy superior al de otros aceites de oliva virgen extra que se comercializan en el mercado. Además, teniendo en cuenta el consumo de aceite que se consume al año, cuya media es de ocho litros por persona, el incremento del gasto apenas es representativo.

8. Sostenibilidad. El Aceite de La Rioja es un producto de nuestra tierra, cuyo consumo contribuye al desarrollo económico de la región.

9. Desarrollo rural. La plantaciones de olivo y las almazaras se encuentra en su mayoría en los pueblos riojanos. Consumiendo Aceite de La Rioja, se colabora en el desarrollo rural, apoyando la actividad laboral de los pueblos y evitando su despoblación.

10. Métodos de producción respetuosos con el medio ambiente. El Aceite de La Rioja se produce y elabora con métodos respetuosos para el medio ambiente. De hecho, un número representativo de las marcas que se producen bajo el amparo de la DOP Aceite de La Rioja, están también acogidas a Agricultura Ecológica.

Comentarios
Subir