La Rioja

«Nos estamos curando y me siento más fuerte que nunca»

La IV Carrera de la Mujer ha dejado historias impresionantes. Mujeres que saben en primera persona lo que es vivir un cáncer, pero que lejos de rendirse quieren vivir. Alegría por vivir el día a día, esperanza por encontrar una solución para este cruel asesino que sega vidas cada día. Unas auténticas luchadoras que se han reunido tras la prueba en el Ayuntamiento. Hinchables, estands, música, bailes y animación. Gran ambiente y un día redondo.

Es el caso de María, asistente hoy a la carrera. «Pienso que es un paso muy importante, pero aún así creo que la gente se tiene que concienciar más, sobre todo las autoridades, que son las que nos pueden apoyar», ha dejado claro. «No tengo ninguna queja, he tenido mucha suerte desde que empecé con el linfoma y ahí vamos poco a poco», agradece. Además, destaca que la carrera es un gran ánimo para ella y lanza su deseo para el año que viene: «Volveré en 2020 con mis niños, por supuesto».

A pocos metros de ella, Teresa reparte zumo de naranja por la empresa Franma-Activa Rioja Imagínate y colabora con esas ventas con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). «Hemos estado más años aquí y notamos que el movimiento crece», afirma. «Nuestra función es recaudar todo lo posible con un fin solidario, espero que al año que viene pueda haber las 20.000 personas que ha dicho el Ayuntamiento».

La organización de hoy no hubiera sido posible sin los voluntarios. Laura explica que ha sido una gran experiencia, con una buena participación y la gente volcada. «A por los 20.000 el año que viene», resalta. Virginia tiene cáncer, pero no pierde el ánimo. «Llevo cuatro años de voluntaria, nos estamos curando y me siento más fuerte que nunca. Valoro mucho el apoyo que estoy teniendo de la gente», afirma con convicción.

Subir