La Rioja

La Audiencia de Soria devuelve el carné de conducir al chófer del autobús accidentado en Adradas

La Audiencia Provincial de Soria ha revocado el auto emitido por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Almazán en el que se dictaban como medidas cautelares la intervención del permiso de conducción del chófer del autobús de la compañía Alsa accidentado en Adradas (Soria) el pasado 19 de septiembre –donde perdió la vida una joven logroñesa y otras veinte personas resultaron heridas– así como la prohibición de conducir durante un año.

Dos meses más tarde de retirarle el carné de conducir el Juzgado de Almazán, el tribunal soriano ha estimado el recurso de apelación interpuesto por el chófer, según la documentación a la que ha tenido acceso NueveCuatroUno, ya que en este momento no se puede «prejuzgar quién o quiénes han sido los responsables del accidente», pese a que de la descripción de los hechos «aparentemente existiría una responsabilidad en la causación del accidente» por parte del conductor.

En cualquier caso, prosigue el auto, «dado que los hechos fueron ejecutados en fecha de septiembre de 2016, sería aconsejable que la investigación concluyera cuanto antes, procediera a la celebración del acto de la vista, en su caso, y con plenitud de garantías, y sometidos los hechos a los principios de inmediación y contradicción, se dictara sentencia a la mayor brevedad».

«Entonces sí, si se entendiera la existencia de una responsabilidad penal en el acusado, y la condena lo llevara aparejada, podría acordarse la privación del permiso de conducir», añade, para destacar que no en esta fase procesal, de instrucción de la causa, «no cumpliéndose los requisitos legales para la adopción de esta medida».

Cambio de versión

El pasado mes de febrero, en su declaración ante el Juzgado de Almazán -el que emitió el auto de retirada del carné-, el chófer del vehículo corrigió la versión que inicialmente había ofrecido ante la Guardia Civil el día del impacto contra el camión.

Entonces, había indicado a los agentes que se encontraba clicando unos billetes de los pasajeros que habían subido en Almazán cuando uno de ellos cayó al suelo y que, después de agacharse a recogerlo, no le dio tiempo a esquivar a un camión que circulaba por debajo de la velocidad permitida como consecuencia de una avería.

En cambio, en su declaración ante el juez defendió que no perdió de vista la carretera en ningún momento, ya que fue capaz de coger los papeles al vuelo y apuntó a un error en el sistema de frenado de emergencia como posible origen del siniestro. Según su nueva declaración, en el momento del choque estaba activado el sistema ‘Active Brake Assist’ (ABA) del autobús, cuya misión es la de advertir al conductor con señales acústicas y reducir la velocidad del vehículo con tres niveles de frenado.

Sin embargo, el conductor declaró que el sistema no emitió ninguna señal sonora ante la proximidad del camión y los agentes no identificaron huellas de frenado en la calzada durante la elaboración del atestado policial. El mecanismo ‘ABA’ fueenviado a Alemania para que los técnicos determinen si, en efecto, hubo un error técnico y no humano detrás del accidente de Soria.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir