Fotogalería

Sonrisas que alimentan: los treinta años de La Vieja Bodega

FOTO: James Sturcke

Rodearse de amigos. En el sentido más estricto de esta fantástica palabra. Amigos, muchos amigos durante la fiesta de celebración de los treinta años de La Vieja Bodega, un espacio gastronómico esencial para comprender la gastronomía riojana. Amigos que son trabajadores, amigos que son proveedores, amigos que son clientes… amigos por todos los lados. Desde el primer cliente en esta historia del buen vivir que acoge este edificio singular de La Rioja Alta, hasta los que se van sumando a la forma de entender la vida de Ángel Pérez: sonrisas, sonrisas, largas conversaciones, más sonrisas y de paso saca platos extraordinarios que los acompaña con una de las mejores bodegas de toda La Rioja.

Con una fiesta inolvidable abre La Vieja Bodega las numerosas actividades que tiene previstas celebrar hasta el próximo otoño. Una reunión de grandes amigos para seguir manifestando que dentro de este restaurante la sonrisa es la mejor carta de bienvenida, de los que trabajan ahí dentro y de los que llegan fuera para sentir el buen vivir de La Vieja Bodega.

Subir