Deportes

“Si al Guijuelo no le pesa jugar ante 6.000 espectadores, tendremos un porcentaje alto de pasar”

Después del 0-0 de la ida de semifinales del playoff de ascenso a Primera Federación, el Guijuelo visita Las Gaunas con la necesidad de vencer a la UD Logroñés para pasar ronda. Debido a su peor clasificación liguera – son cuartos frente a la tercera plaza blanquirroja – quedarían eliminados si persisten las tablas al final de la prórroga. Una obviedad que tiene en cuenta Mario Sánchez, su entrenador. Debe exponerse más: “Si hay un equipo que tiene que arriesgar un poco más, ese es el Guijuelo. Hay que saber esperar nuestro momento, porque encajar pronto nos haría arriesgar más y que el partido se pusiera cuesta arriba”.

Respecto al favoritismo, ha sido claro: “La presión la tienen que tener ellos, que son los que tienen que subir sí o sí. Para nosotros, no es una obligación, es una ilusión”. Sin embargo, sí confía en los suyos. Y mucho: “El equipo rindió por encima de lo que el entrenador esperaba. Yo esperaba que la gente compitiera y que los veteranos enchufaran a los jóvenes. Si el equipo rinde igual que en la ida y no le pesa el jugar fuera de casa ante 6.000 espectadores, creo que tendremos un porcentaje alto de pasar. No sé cuánto, pero alto”. También ha valorado especialmente la intensidad de los suyos durante la primera parte de la ida: “Fue preciosa y hubiera sido mejor con algún gol”.

Precisamente, esa intensidad es característica de la UD Logroñés en un Municipal en el que no ha caído en toda la campaña (13 triunfos y cuatro empates). Un campo que se prepara para vivir una muy buena entrada. Sánchez prevé “más espacios que en la ida”, pero no tiene claro el planteamiento local: “A ellos les vale cualquier empate, también el 0-0, pero entiendo que un equipo que aspiraba a ser primero, se cruza con el Guijuelo y cuyo objetivo era subir directo… estoy seguro de que su afición querrá que nos ganen y que hagan un partido muy ofensivo”. Es lo mínimo exigible para un conjunto cuyo presupuesto multiplica en bastantes veces al de su rival. Sin embargo, lo previsto hay que confirmarlo sobre el campo.

El cruce viaja del césped artificial del Luis Ramos al natural de Las Gaunas y para adaptarse a lo que se encontrará en Logroño, los salmantinos han entrenado esta semana en los tapetes del Reina Sofía y del Helmántico, ambos naturales. “Pensamos el cuerpo técnico en no hacer cosas diferentes, porque somos muy comedidos. Pero sí valoramos también un pequeño estímulo diferente al jugador. Ni lo vamos a ganar por entrenar en hierba natural, ni lo vamos a perder por no hacerlo”, ha remarcado. En esa línea, ha agradecido a las diferentes autoridades responsables de abrir dichas instalaciones: “Ojalá esa pequeña pincelada nos ayude en el rendimiento”.

El balón parado, una de las claves 

Con ánimo de dar la campanada, Sánchez ha pedido a los suyos tanto solidez defensiva como sacar partido de las acciones de estrategia. “Estamos contentos con el balón parado defensivo. Tenemos gente que ejecuta muy bien, con Cristóbal, Xabi y sobre todo, Alberto Bernardo”, ha comentado el técnico. Eso sí, siempre hay cosas que mejorar: “A veces, nos ha faltado un poco el timing con Asier, Pana, Juan Antonio o el propio Toti”. Desde el cuarto de circunferencia fue como llegaron las mejores ocasiones para el Guijuelo en la ida, especialmente en el primer tiempo. Un aviso a navegantes.

Por último y a nivel físico, los visitantes contarán con la única baja de Quintana. Todos los demás estarán disponibles en un cuadro chacinero que lo dejará todo por dar la sorpresa. Así que no vale ninguna confianza en las filas de la UD Logroñés.

Subir