Gastronomía

Dos riojanos, finalistas en el Premio Promesas de Cordon Bleu

Le Cordon Bleu Madrid ha publicado este martes la lista de seleccionados que participarán en la undécima edición del Premio Promesas de la alta cocina. Entre todas las inscripciones recibidas, la escuela ha seleccionado un total de cincuenta estudiantes para acceder a la siguiente fase del prestigioso certamen.

Los alumnos riojanos seleccionados son Rubén Garrido Antoñanzas y Rafael Berenguel Casas, del CIPFP Camino de Santiago de Santo Domingo de la Calzada.

En esta segunda fase, competirán un total de cincuenta alumnos de 28 escuelas repartidas en 21 provincias de todo el territorio. Andalucía, con doce; y Cataluña, con once candidatos, son las comunidades autónomas con mayor representación en esta edición. También estarán presentes en esta fase del certamen otras autonomías como: Galicia, Islas Canarias, Islas Baleares, Comunidad de Madrid, Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-la Mancha, La Rioja, Navarra, Región de Murcia y Castilla y León.

El próximo paso será realizar una videoreceta de cinco minutos de duración, como máximo, y con fecha límite de entrega a la escuela del día 18 de enero. Los candidatos tendrán que realizarla siguiendo unas pautas comunes marcadas por Le Cordon Bleu, en las que todos los seleccionados parten con una base común de productos, si bien también tendrán posibilidad de desarrollar su creatividad con elementos y técnicas de libre elección, lo que les permitirá destacar y avanzar en el certamen y ser uno de los diez finalistas.

Estas vídeo recetas se irán cargando a partir del 20 de enero en el canal de YouTube del premio y en la aplicación, en las que el público podrá apoyar sus vídeos favoritos. Este voto popular será tenido en cuenta por la Escuela para elegir a los diez alumnos que disputarán la gran final y competirán presencialmente en la sede de la escuela en Madrid en el mes de abril.

En la gran final deberán presentar su plato frente al jurado, que en su última edición ha estado presidido por Jesús Sánchez, chef del restaurante Cenador de Amós en Cantabria, con tres estrellas Michelin y tres soles Repsol. Y en ediciones anteriores, el jurado ha estado presidido por algunas de nuestras grandes estrellas mundiales de la gastronomía, como Joan Roca, Diego Guerrero, Martín Berasategui o Andoni Luis Aduriz.

El ganador de la final será galardonado con una beca valorada en más de 23.000 euros para ampliar su formación en alta cocina en la escuela con sede en la Universidad Francisco de Vitoria. El segundo clasificado también recibirá premio y tendrá la oportunidad de estudiar un certificado valorado en más de 8.500 euros. Además, Le Cordon Bleu Madrid premiará a la escuela del ganador con 1.500 euros por su dedicación y apoyo en todo el proceso.

Once años impulsando a los chefs del futuro

Le Cordon Bleu Madrid celebró la primera edición del Premio Promesas en el año 2012 y, desde entonces, cada año apoya el trabajo y el esfuerzo de la enseñanza de las escuelas de gastronomía de todo el país y premia a sus alumnos más destacados.

Un claro ejemplo ha sido el caso del chef ganador de la primera edición del Premio Promesas, Cristóbal Muñoz, que acaba de recibir un doble reconocimiento del más alto nivel: Young Chef Award 2023 de la Guía Michelin, además de obtener la distinción verde de la guía y de renovar la estrella Michelin del restaurante que dirige, Ambivium, situado en Peñafiel (Valladolid).

Además, también en este 2022, el jerezano Rafael de Bedoya, ganador de la cuarta edición del Premio Promesas, ha sido premiado con su primera estrella Michelin para su restaurante Aleia (Barcelona), que dirige junto al chef Paulo Airaudo.

El Premio Promesas de la alta cocina está dirigido a jóvenes de hasta 25 años que estén cursando su último año de formación en cualquier escuela española de cocina. Estos once años de celebración del certamen han sido posibles gracias al apoyo de las escuelas que animan a sus alumnos más destacados a participar para seguir formándose. Además, el Plan de Convalidaciones que se puso en marcha en 2017, permite a todos aquellos alumnos que cuenten con el Grado Superior en Dirección de Cocina acceder a niveles intermedios de los programas.

Subir