Gastronomía

Los ‘soletes’ Repsol vuelven a fijarse en Logroño: Horno Arguiñano y Bar Pasapoga

Con el otoño llega la nueva edición de Soletes que la prestigiosa Guía Repsol reparte entre lo que sus jueces definen como “esos lugares apetecibles donde tomar algo o comer a un precio asequible, los que recomendarías a un amigo”. De los Soletes de Otoño que se han repartido, dos se encuentran en Logroño: Horno Arguiñano y Bar Pasapoga.

Para otorgar estos Soletes la Guía Repsol establece una serie de condiciones para tomar el reconocimiento del establecimiento. “Cuando vas de viaje y anhelas probar los sitios a los que acude el público local, los Soletes de Barrio son la respuesta, pues permiten conocer las ciudades más allá de los circuitos turísticos habituales. En esta quinta edición, los barrios de las capitales de provincia y principales ciudades de España más alejados del centro son los protagonistas”. En el caso de nuestra capital, Logroño han destacado el barrio de Madre de Dios, en el que se encuentra Horno Arguiñano y El Carmen, donde se ubica Bar Pasapoga.
 
En el caso de Arguiñano, la guía gastronómica más popular de nuestro país ilumina a esta panadería- pastelería logroñesa con la siguiente reseña:
Pan «hecho como antaño». Es la máxima de Eduardo Villar, que lleva al frente de este obrador desde hace más de 20 años. Cada día levanta las persianas a las 2:30 de la madrugada para ponerse “manos a la masa” con el resto de su equipo.

Cada mañana el establecimiento ofrece hasta 30 variedades de pan: de centeno, de avena. de hidromiel, hogaza de cuatro granos, de zanahoria y pipas de calabaza, “queremos que haya panes para todos los gustos” asegura Villar. Aunque no solo hay pan en este obrador, una cuidada repostería se elabora a diario para satisfacer los deseos dulces de los más golosos. Famosas son en la capital riojana sus berlinas y donuts cubiertos de chocolate a los que también hace mención la Guía Repsol.

En Horno Arguiñano puedes encontrar además dulces típicos de cada época del año, como sus famosos y exquisitos turrones artesanos en Navidad, las típicas roscas de San Blas o las Torrijas de Semana Santa. 
 
Eduardo Villar ha llevado su pasión por el pan hasta lo más alto en su gremio. Actualmente es el representante de todos los panaderos de España como presidente de CEOPPAN (Confederación Española de Panadería, Pastelería, Bollería y Afines).
 
Horno Arguiñano está situado en calle Avenida de La Paz, 72. En la misma calle pero unos números antes, en el 2, se ubica Bar Pasapoga, que ofrece una buena y exquisita barra de pinchos por la mañana y cuyo sello de identidad entre otros son los riquísimos menús que sirve a diario por un precio más que razonable: 14 euros de lunes a viernes y 18 euros los sábados. También se puede desayunar con productos de primera calidad tratados con el cariño de Sergio Díez, encargado de sala o su compañera Mercedes Pascual y el resto del equipo del bar y elaborados en la cocina por la excelente cocinera Liz Vidal.

Relación calidad-precio
 
Los clientes que pasan por Pasapoga destacan la buena relación calidad-precio tanto de sus raciones como de su menú “unos caparrones muy bien hechos, una lubina con gran sabor y una torrija para cerrar el menú, ni pagando el doble he comido con esa calidad”, asegura una de las reseñas de Google de los visitantes que escogió el menú. Sus raciones también están muy bien valoradas por el público de este bar “te cantan las raciones, todo muy tradicional y recetas caseras y además los camareros son rápidos y agradables” opina otro cliente.
 
Al frente de Pasapoga está José Velázquez, más conocido como Pepe, la seña de identidad de este establecimiento, lleva las riendas del bar desde hace 8 años.


 
Los exigentes expertos de la Guía Repsol han valorado el gran trabajo de Eduardo Villar (Horno Arguiñano) y Pepe (Bar Pasapoga) que muestran su alegría ante este reconocimiento que lo definen como un “gran regalo que llega en un buen momento y que nos anima a seguir haciendo lo que más nos gusta, trabajar para nuestros clientes”. 
 
El lema de los Soletes de este otoño 2022 ha sido que ‘Hay vida más allá del centro de las ciudades’. Guía Repsol, que busca democratizar la gastronomía y detectar lugares interesantes en todos los rincones de España, ha querido poner el foco en los distritos periféricos, que están atrayendo talento gracias a los jóvenes vecinos que se instalan cada día”, explica María Ritter, directora de la guía.

Y si más allá de haber sido seleccionados, queremos votar porque uno de estos dos establecimientos logroñeses sea elegido como Solete de Barrio Favorito, podemos hacerlo entre el 6 y el 20 de octubre en la web de la Guia Repsol y hacer que el “Solete” en nuestra ciudad brille todavía más alto.

Subir