Gastronomía

Juan Carlos Ferrando, dispuesto a ‘montar el pollo’ en Logroño

Los paladares gourmet de Logroño conocen de sobra a Juan Carlos Ferrando. Desde su restaurante de Gil de Gárate  lleva años poniendo sobre el tapete su concepto innovador y cuidado de la gastronomía. En cambio, ahora el chef argentino se ha planteado el reto de democratizar su visión en los fogones y ‘montar el pollo’ desde su nuevo establecimiento en el barrio de Cascajos.

«En una noche de insomnio y una mañana preclara» se encendió la llama de Plumo, el nuevo asador que abrirá sus puertas el próximo jueves en la calle Servillas. Con el sobrenombre de ‘le poulet terrible’, Ferrando explica que «llevaba tiempo con la idea de abrir un establecimiento de comida para llevar, inspirado en las típicas rosticerías argentinas». «Buscamos un modelo democrático y popular, que se inicia con pollos pero a lo mejor, más adelante, nos abrimos a otro tipo de aves», detalla.

Plumo no sustituye al restaurante de Juan Carlos Ferrando, sino que lo complementa con el aval del sello del chef argentino: «Nos gusta cocinar y nos apasiona lo que hacemos, aunque en este caso no buscamos hacer pollos ‘gastronómicos’, sino ofrecer a todo el mundo un producto rico a un precio normal».

En su búsqueda constante por el producto de mayor calidad, Ferrando selecciona los pollos en Santo Domingo de la Calzada, donde crecen en semilibertad alimentados a base de cereales y maíz para asarlos en un horno de carbón vegetal, marinado con hierbas frescas, un toque de cítricos y la salsa al estilo francés con el sello del chef.

Así, la oferta gastronómica de un barrio «vivo y en constante movimiento» como Cascajos se complementa con una propuesta de las de toda la vida. Avalada (eso sí) por el sello inconfundible de Juan Carlos Ferrando.

Subir