El Rioja

El Consejo Regulador de Viñedos de Álava ya ‘tiene’ reglamento: no exigirá exclusividad

El Consejo Regulador de Viñedos de Álava ya ‘tiene’ reglamento

Novedades burocráticas en torno al vino al otro lado de la muga. Los promotores de la iniciativa impulsada por un pequeño grupo de bodegas de ABRA -no se sabe cuántas- bajo el nombre de ‘Viñedos de Álava’ han establecido una propuesta de Reglamento para la creación del Consejo Regulador de la nueva Denominación de Origen Protegida que todavía está en manos de los tribunales europeos.

Así, aclaran que no exigirán exclusividad a sus viticultores, pero sí obligarán a sus bodegueros a elaborar los vinos amparados «de forma mayoritaria» con uva propia. «O las que puedan obtener mediante la compra de uva de parcelas vitícolas inscritas en el Registro de Viñedos de la DOP». Es decir, los viticultores de Viñedos de Álava podrían destinar parte de sus uvas «a otro nivel de protección», tal y como refleja el documento al que ha tenido acceso Radio Euskadi (Cadena SER), y que se aleja de la normativa actual en Rioja.

Solo aquellas bodegas cuyas instalaciones estén inscritas en esta nueva DOP podrían elaborar, almanecenar, evejecer, embotellar y etiquetar los vinos amparados por Viñedos de Álava. Así mismo, el Reglamento refleja que «la compra de mosto o de vino elaborado para su embotellado y crianza o envejecimiento se limitará a un máximo del 25 por ciento de su producción».

Entre las funciones del nuevo Consejo Regulador estaría fijar los rendimientos, los límites máximos de producción, el control de riego y la fecha límite de aclareo de racimos, así como calificar la añada, expedir los certificados de origen y aprobar y controlar el uso de las etiquetas y contraetiquetas

Ese hipotético Consejo Regulador estaría integrado por cinco viticultores y cinco bodegueros (designarán al presidente), elegidos respectivamente entre los inscritos en los dos registros de Parcelas de Viñedo y de Instalaciones de Bodegas que regula la propuesta. El sistema de elección fijaría cinco cupos en función del tamaño de los productores y elaboradores con los que asegurar una representación proporcional de todos ellos.

Un Consejo, además, en el que también estarían representados el Gobierno vasco y la Diputación de Álava, pero sin poder de voto en la toma de decisiones.

Un problema de largo recorrido

El asunto de ‘Viñedos de Álava’ que despertó las alarmas hace ya más de un año se mantiene, como quien dice, en aguas de borraja. Y es que el departamento de Desarrollo Económico del Gobierno vasco aún tiene que autorizar la Protección Nacional Transitoria que permitiría a las bodegas promotoras de la nueva DOP etiquetar sus vinos bajo el amparo de esta nueva denominación.

Mientras tanto, el Consejo Regulador de la DOC Rioja ya anunció hace escasas semanas la modificación de sus reglemantos para asegurar el destino de las uvas producidas en su territorio. Así, los viñedos amparados no podrán tener otro destino que la elaboración de los vinos de Rioja. Y los políticos se meten al ruedo en defensa de la «unidad», pero también de la «diferenciación que se pide por parte de más bodegas, no solo en Rioja Alavesa sino también en Rioja», tal como remarcaba el secretario general del PSE, Eneko Andueza, la pasada semana.

Subir