La Rioja

«Durante el rodaje no lo vi algo tan grave y ningún vecino se ha quejado»

FOTO: EFE/Abel Alonso.

Le pasó a C. Tangana y a Nathy Peluso con el videoclip de su éxito ‘Ateo’ en la catedral de Toledo y ahora algo muy similar ha ocurrido en La Rioja. Sólo hay que cambiar el electrolatino por la jota de Logroño, los bailes sensuales por danzas regionales y el resto de ingredientes son casi los mismos. Un párroco da permiso para grabar un vídeo en una iglesia y, después, las críticas de algunos creyentes llevan a la Diócesis a tener que enviar un comunicado censurando las imágenes. En este caso, incluso, pidiendo la retirada de las mismas.

Jesús Martínez Cañas es el párroco de Clavijo y de La Unión de Los Tres Ejércitos. En la iglesia de esta segunda localidad riojana es donde se ha rodado la imagen del vídeo promocional de La Rioja Turismo (‘Eso que sientes es La Rioja’), y que la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño ha censurado por el hecho de que aparezca una pareja de danzadores «bailando sobre el altar de un templo (…) lo que resulta ofensivo para nuestra religión católica».

La Iglesia ha pedido al Gobierno de La Rioja «la eliminación de esas imágenes que no se corresponden con el respeto que caracteriza al pueblo riojano», pero las imágenes fueron grabadas con el consentimiento del párroco de La Unión, presente durante el rodaje. «Sí, me pidieron permiso y además estuve allí durante toda la grabación; la verdad es que a mí en ese momento no me pareció algo tan grave», comenta el párroco, que reconoce que no advirtió de la grabación a la Diócesis. «Tampoco pensaba que se iba a ver tanto como se ve en el vídeo porque pusieron mucho incienso y humo en la grabación», explica.

Cuando este jueves pudo contemplar, al fin, el spot se vio sorprendido, «sobre todo por la iluminación que hay desde la cúpula hacia el altar, que para mí es algo muy sagrado», comenta.

Asegura que de él no ha llegado la queja hasta la Diócesis de la región. Tampoco de sus vecinos. «Yo he estado allí, como lo hago cada día, y ningún vecino me ha mostrado ninguna queja, creo más bien que el comunicado de la Diócesis es algo que tiene protocolizado para casos como éste y ya está», comenta.

Subir