La Rioja

El acoso que no cesa a una familia en Navarrete: 34 denuncias

La vida en los pueblos suele ser tranquila. Eso es lo normal. Pero la familia de Mónica hace tiempo que no disfruta de la tranquilidad de su pueblo: Navarrete. ¿El motivo? Un vecino lleva tiempo haciéndoles la vida imposible. Esta familia no sabe realmente ni cómo comenzó la historia. «Nos empezamos a encontrar las ruedas pinchadas, el coche pintado, el camión pintado… y mi hija mayor empezó a llegar a casa diciendo que una persona del pueblo le insultaba», explica.

Al principio no le dieron importancia a estos hechos, pero poco a poco la situación fue empeorando. «Él se ha encaprichado, enamorado o no sabemos qué es de nuestra hija. Se ha llegado incluso a inventar junto a su madre que le habían dejado preñada y que mi marido había ido a su lugar de trabajo a amenazarle para pagarle el aborto», relata.

Inicialmente, estos hechos ocurrían de manera esporádica. Con el paso del tiempo, las amenazas han ido aumentando. «Nos ha llegado a amenazar de muerte tanto a mis hijas como a mí. Nos insulta, nos lanza huevos a nuestra terraza… y desde este verano nos tira pis. Primero fue con botellas de agua y luego con globos».

En el pueblo aseguran que la propia familia del vecino es consciente de los sucesos. «Incluso le apoyan». «La propia hermana ha llegado a amenazar con que iba a matar a mis hijas si le pasaba algo a su hermano», señala la madre. La vida de esta familia se ve alterada diariamente. «Cuando voy a por el autobús, y eso que mi horario es diferente cada día, está ahí para insultarme. Mi marido no puede parar a comer con el camión por que le rajó las lonas en veinte minutos que estuvo parado un día».

Mónica asegura que ha llegado a poner alrededor de 34 denuncias hacia esta persona. “Hablé con la Guardia Civil cuando llevaba puestas alrededor de 19 denuncias por acoso para que con ellas le pusieran una orden de alejamiento hacia toda la familia y todavía no nos han contestado. Si el juzgado no hace nada, que al menos nos ayude la Guardia Civil, que siempre nos dicen que nos entienden, pero yo no quiero que me entiendan quiero que me ayuden”.

Para ello la familia ha organizado una concentración este domingo a las 12 horas en la Calle la Cruz de Navarrete, debajo de la Iglesia. Con ella quiere que las constantes amenazas y acciones cesen. «Quiero que mi vida siga igual que antes. Que se vayan. Y si no se van, que cuando me vean miren para otro lado para poder tener una vida normal como la de cualquier persona. Poder estar viviendo tranquila. Es que no pido más».

Esta situación, que comenzó hace dos años, se hizo insostenible para la familia de Mónica en 2020. Desconocen hasta dónde va a llegar. Por ello, afirma que si tras la concentración del domingo la situación no cambia, se verán obligados a abandonar el pueblo. «Pero no queremos».

Por último, la mujer asegura que estos no son unos hechos aislados, ya que confirma que el hombre habría realizado actos similares anteriormente a otras familias por los que estas han abandonado Navarrete. “Y estoy segura que si nosotros nos vamos, dentro de un tiempo la tomará con otra persona y su familia sufrirá lo mismo que estamos sufriendo nosotros ahora».

Subir